El trabajo de sombra: Siguiendo las huellas de Cristo

El trabajo de sombra: Siguiendo las huellas de Cristo

El proceso de trabajo de sombra, que limpia los traumas emocionales reprimidos de la infancia, tiene el potencial de liberarte del pasado, abriendo el camino hacia la conciencia de Cristo.

El término » Trabajo de Sombra » se menciona con frecuencia en la comunidad espiritual, pero a menudo no está claro lo que realmente significa. Después de aparecer en mi primer podcast la semana pasada (ver https://lightprism.net/2021/12/17/a-podcast-about-the-organic-evolution-of-human-consciousness/), he recibido varias peticiones para que lo explique con más detalle. Así que vamos a profundizar en ello.

¿Cuál es la definición de sombra?

¿Qué es una sombra psicológica? La definición según C.G. Jung:

En psicología analítica, la sombra es un aspecto inconsciente de la personalidad que el yo consciente no identifica en sí mismo, o bien la totalidad del inconsciente; es decir, todo aquello de lo que una persona no es plenamente consciente. En resumen, la sombra es el lado desconocido.

https://en.wikipedia.org/wiki/Shadow_(psicología)

Así que, básicamente, las sombras psicológicas son las partes de nuestra psique que están ocultas a nuestra conciencia. ¿Así que ni siquiera sabemos que existen ciertas cosas que pueden influir en nuestras vidas de forma subconsciente? Suena aterrador, ¿verdad? En realidad, da bastante miedo porque todo lo que está en las sombras de nuestra personalidad sigue influyendo en nuestras actitudes y comportamientos. Por ejemplo, pensemos en una situación en la que el hijo de una madre se ve amenazado por animales salvajes y la madre ataca con saña e incluso mata a esos animales. Ante la muerte y la supervivencia, los aspectos oscuros de nuestro interior pueden activarse para que nosotros y nuestros seres queridos salgamos de la situación. Sin embargo, estos aspectos sombríos suelen ser realmente aterradores o vergonzosos, por lo que hemos aprendido a reprimirlos tan bien que ni siquiera nosotros mismos somos conscientes de su existencia. Parte de ello se debe a que vivimos en una sociedad civilizada en la que tenemos que funcionar como una unidad predecible en un sistema mecanicista. A menudo reprimimos ciertos acontecimientos, recuerdos o deseos para poder seguir funcionando de una manera que se considera «normal».

Hasta aquí todo bien. Pero te preguntarás qué puede llevar a la creación de aspectos de sombra o, en otras palabras, a la fragmentación de nuestra conciencia en aspectos conscientes e inconscientes. La respuesta es sencilla: Los traumas emocionales. ¿Qué es un trauma emocional?

El trauma [emocional] es un daño en la mente de una persona como resultado de uno o más eventos que causan cantidades abrumadoras de estrés que exceden la capacidad de la persona para hacer frente o integrar las emociones involucradas, lo que eventualmente conduce a consecuencias negativas graves y a largo plazo.

https://en.wikipedia.org/wiki/Psychological_trauma

En otras palabras, un trauma emocional es algo negativo que nos sucede, que es tan abrumador que no podemos procesarlo. El resultado final es siempre el mismo: las emociones abrumadoras, así como todos los recuerdos de lo sucedido, se guardan en los rincones más oscuros de nuestro subconsciente. En realidad, olvidamos que ha sucedido para poder seguir funcionando en el mundo exterior. Se crea un nuevo aspecto de sombra, que representa una parte de nuestra personalidad vinculada al momento en que ocurrió el evento traumático. Dicho de otro modo, cada trauma emocional conduce a una fragmentación cada vez mayor de nuestra psique. Lo que antes era un hermoso espejo, se rompe en mil pedacitos. Con cada trauma, la fragmentación aumenta y nuestra conciencia se reduce.

Sin embargo, los traumas no sólo crean fragmentación en nuestra psique. También crean bloqueos energéticos en nuestro cuerpo. El cuerpo humano está dotado de un poderoso sistema de 7 centros energéticos, también llamados chakras. Los 3 chakras inferiores nos mantienen enraizados en la experiencia física y los 3 chakras superiores nos conectan con los planos energéticos de las dimensiones superiores. El chakra central, situado en el corazón, garantiza el equilibrio entre los aspectos físicos y espirituales. Nuestro corazón es la clave para acceder a nuestras poderosas habilidades divinas para canalizar la información de las dimensiones superiores y manifestarlas en el mundo físico. Hasta aquí todo bien. Desafortunadamente, los traumas emocionales se atascan en nuestros chakras inferiores e inhiben el flujo de energía a través del cuerpo humano. Como resultado, nos convertimos en seres zombificados, atrapados en lo físico y totalmente desconectados de nuestra divinidad.

Las sombras conducen a infinitos ciclos de locura

Además, hay otro aspecto siniestro en nuestras sombras: Las vivimos inconscientemente con otras personas. Puede que conozcas a alguien en tu círculo de amigos que siempre salta de una relación tóxica a otra. Al principio, con las gafas de color rosa del romance fresco, todo puede ser perfecto, pero al final, las cosas empiezan a desmoronarse. A menudo pensamos que podemos mejorar nuestra vida cambiando las cosas en lo externo, por ejemplo, entrando en otra relación. Obviamente, esto rara vez funciona. Al cabo de un tiempo, parece que siempre surgen los mismos patrones porque estamos reproduciendo inconscientemente las circunstancias que causaron el trauma emocional en una etapa anterior de la vida. La cuestión es que el cuerpo humano siempre busca el equilibrio, especialmente en lo que respecta al flujo de energía emocional a través de nuestros chakras. En consecuencia, el cuerpo trata de purgar los traumas reprimidos haciéndolos aflorar de nuevo a la superficie. Por ejemplo, un hombre puede no haber recibido nunca los elogios de su madre en la infancia, lo que ha creado un cóctel tóxico de emociones traumatizantes, como el miedo a no ser amado. El mismo hombre podría reproducir sus traumas en la edad adulta buscando mujeres disfuncionales que no son capaces de aceptarle por lo que es. De este modo, se crean constelaciones de relaciones que ayudan a este hombre a sacar a la superficie los traumas reprimidos para que tenga la oportunidad de eliminar este bloqueo de su cuerpo y, finalmente, liberarse de él.

Otro aspecto de las sombras psicológicas es el desequilibrio resultante entre el corazón y la mente. A medida que acumulamos más y más traumas dentro de nuestro cuerpo, el corazón se amuralla y se aísla para que la mente humana tome el control. La mente erigirá una falsa fachada, una imagen distorsionada del yo, con el propósito de mantener su control y alejarnos de los traumas reprimidos. Esta falsa fachada del yo suele denominarse ego. Lo siniestro del ego es que nos atrapa en infinitos bucles de retroalimentación de negatividad que están en resonancia con nuestros traumas reprimidos. El mejor ejemplo de esto es la proyección psicológica:

La proyección psicológica es el proceso de malinterpretar lo que está «dentro» como si viniera de «fuera» […] En sus formas malignas, es un mecanismo de defensa en el que el ego se defiende de las partes del yo repudiadas y altamente negativas negando su existencia en sí mismo y atribuyéndolas a los demás, lo que engendra malentendidos y causa un daño interpersonal incalculable.

https://en.wikipedia.org/wiki/Psychological_projection

Es posible que hayas oído hablar del concepto de proyección. Por ejemplo, puede que te ofendas por el comportamiento controlador y microgestionario de tu jefe para acabar dándote cuenta de que tú mismo tienes esas tendencias y que en realidad estás enfadado contigo mismo. Tu jefe acaba de actuar como un espejo para iluminar un aspecto de la personalidad que estaba en las sombras de tu subconsciente. En cualquier caso, siempre hay dos opciones. Podemos darnos cuenta de que todo lo que no nos gusta de otras personas tiene su origen en problemas ocultos dentro de nosotros mismos. O bien, podemos ignorar esos problemas en nuestro interior y perpetuar aún más esos círculos viciosos de sufrimiento hacia otras personas. Otro aspecto problemático es que a menudo compartimos traumas emocionales con nuestra línea familiar. A menudo, un trauma se transmite de padres a hijos y este proceso se repite durante generaciones. Muchos traumas familiares han existido durante decenas de generaciones y se han convertido en una maldición familiar. Con cada generación, la espiral descendente de sufrimiento inconsciente y traumatización continúa y a veces se agrava.

Si un niño consigue sanar un trauma, toda la línea familiar se libera. Puedes romper cualquier maldición familiar sanando tus propios traumas emocionales. Sí, ¡realmente eres así de poderoso!

¿Qué es el trabajo de sombra?

La pregunta central es: ¿estás preparado para enfrentarte a tu trauma yendo hacia tu interior? ¿O quieres mantenerlo reprimido y, en su lugar, seguir viviendo inconscientemente esos ciclos de sufrimiento y drama con otras personas de tu entorno? La mayoría de la gente probablemente respondería a la pregunta anterior con un «¡sí!» decisivo. Debería ser de sentido común que es mejor sanar tus traumas en tu interior que repetir infinitamente esos ciclos de sufrimiento y locura en el mundo exterior, lo que a menudo sólo agrava la situación al perpetuar el trauma a otras personas de nuestro entorno. El problema es que toda nuestra sociedad y cultura están diseñadas para evitar que vayamos a nuestro interior y nos enfrentemos a esos traumas. Hemos sido adoctrinados para no pasar tiempo a solas con nuestros pensamientos y emociones, sino que siempre vivimos en el mundo exterior, hacemos lo que la gente nos dice y nos mantenemos ocupados con distracciones sin sentido. Nos comportamos como ovejas que corren en círculos, atrapadas en una prisión invisible de nuestra propia mente.

Por lo tanto, hacer «trabajo de sombras» es sólo una descripción elegante para enfrentarnos a nuestros traumas reprimidos, ir hacia dentro, sanarlos, reintegrar los aspectos fragmentados de nuestra psique y desbloquear el flujo de energía a través de nuestro cuerpo. De hecho, el trabajo en la sombra es una de las actividades más beneficiosas que puedes realizar. Tiene el potencial de liberarte de los grilletes invisibles de tu pasado y de transformar radicalmente tu vida hacia lo positivo. Muchas personas experimentan saltos cuánticos de crecimiento personal, felicidad y éxito en sus vidas después de que empezaron a abordar realmente lo que pesaba sobre sus almas.

Otra perspectiva interesante se refiere a seguir el ejemplo de Jesucristo, que llevaba la cruz hasta que fue crucificado y posteriormente resucitó de entre los muertos. Lo que esta simbología describe en realidad es el proceso de trabajo en la sombra: Llevar la cruz representa el sufrimiento que experimentamos cuando nos enfrentamos a nuestros traumas emocionales reprimidos y revivimos esas pesadas emociones para realmente limpiarlas. Con cada trauma resuelto, avanzamos en nuestro camino hasta ser crucificados. Te preguntarás: ¿Quién quiere realmente ser crucificado? No te preocupes, sólo tiene un significado simbólico que es la destrucción absoluta de la falsa fachada de nuestro ego. La crucifixión equivale a la muerte absoluta de nuestro falso yo del ego, para que nuestra verdadera esencia divina pueda emerger de nuevo. Finalmente, somos resucitados, lo cual es una analogía de un renacimiento para que podamos encarnar todo el potencial de nuestro yo superior en el cuerpo humano. En otras palabras, es similar al proceso de cómo una oruga se convierte en mariposa. El viejo yo de la oruga necesita perecer para que el hermoso nuevo yo de la mariposa pueda emerger.

¿Cómo hacer el trabajo de la sombra?

¿Estás preparado para enfrentarte a tus traumas reprimidos para romper los infinitos ciclos de sufrimiento? A continuación, hablaremos de un proceso estructurado de varios pasos clave.

1. Desencadenantes

El problema fundamental de hacer un trabajo de sombras es que nuestros traumas reprimidos no son visibles para nosotros. A menudo ni siquiera sabemos que ciertas cosas existen, ya que están tan profundamente reprimidas. Entonces, ¿cómo podemos sanar algo que ni siquiera podemos captar? Aquí es donde entran en juego los desencadenantes. Un desencadenante es una situación que provoca una respuesta negativa en nosotros. Todos sabemos esto al observar a los demás. A veces, una situación aleatoria inocua puede provocar un giro dramático en una conversación tranquila, lo que lleva a la interrupción repentina de la ira en la otra persona. A veces, cuando desencadenamos a otra persona, su rápido cambio de comportamiento no tiene ningún sentido porque no era nuestra intención enfadarla. La clave es que lo más probable es que su comportamiento no tenga nada que ver con la situación actual. Algo que dijimos o hicimos, aunque sea inocuo, les recordó una experiencia traumática de su infancia. Y la reacción resultante de ira dirigida a la otra persona es sólo un mecanismo de afrontamiento para no enfrentar el trauma interior redirigiendo la atención hacia el exterior. Desgraciadamente, somos muy buenos para no afrontar nuestras heridas internas, sino para proyectarlas hacia el exterior.

Así que hablemos de un ejemplo concreto de mi experiencia personal. Siempre me aterraba la idea de enamorarme de una compañera de trabajo. Esto se remonta a un profundo trauma ancestral, pero nunca fui consciente de ello. Hace unos 8 años, cuando aún vivía en Alemania, me enamoré de una compañera de trabajo, una señorita amable y muy inteligente. A pesar de tener sentimientos románticos por ella, teníamos que seguir trabajando juntos en un proyecto. Esto desencadenó una inmensa tormenta de emociones fuertes dentro de mí. Estaba totalmente confundido y no sabía qué hacer. No tenía ni idea de cómo procesar esas emociones. Así que decidí cambiar de grupo y trabajar en otro proyecto. Intenté minimizar la colaboración con ella porque no podía afrontar lo que surgía en mi interior. Tengo que admitir que mi comportamiento no fue precisamente el mejor, pero en aquel entonces no sabía nada mejor.

Avancemos rápidamente hasta junio de 2020, justo antes del comienzo de este blog de Prisma de Luz, una señorita fue lanzada a uno de mis proyectos aquí en Sudamérica. Como se explica en las primeras entradas del blog, ella me disparó al máximo, provocando los mismos temores, que surgieron en Alemania hace 8 años. Pero esta vez, huir no era una opción. Lo único que podía hacer era enfrentarme a esas aterradoras emociones que bullían en mi interior. Afortunadamente, había contado con el apoyo muy competente de un experimentado chamán psicólogo que me ayudó a resolver esos traumas y me enseñó a hacer el trabajo de sombras.

2. Sentir y abrazar el sufrimiento

Cuando nos desencadenamos y un trauma aflora en nuestro cuerpo, tenemos que sentirlo, aceptarlo e incluso abrazarlo. Al igual que Cristo cargó con la cruz, necesitamos abrazar la carga de este sufrimiento para liberarnos de él. Lamentablemente, hemos sido entrenados para no enfrentarnos a las emociones negativas. En cambio, hay millones de distracciones disponibles para nosotros las 24 horas del día para que podamos evitar enfrentarnos a nuestras sombras. Puede ser cualquier cosa, desde las drogas y el alcohol hasta la pornografía y las redes sociales. Todo el sistema trata de mantenernos en un estado de consumidor sin sentido, centrado en la realidad externa, negando así nuestra experiencia humana interna. Por lo tanto, el primer paso es NO distraerse cuando surge un trauma. En su lugar, simplemente sentirlo y aceptarlo. Una buena analogía es la de una madre que intenta calmar a un bebé que llora. No necesita explicar al niño por qué no debe llorar, simplemente tiene que abrazarlo con cariño y dirigirle su atención amorosa. El niño lo sentirá instintivamente y las emociones negativas serán absorbidas por la madre.

Cuando surgen traumas emocionales, tenemos que tratarlos exactamente como una madre trataría a un bebé que llora: Simplemente mantener nuestra atención en ellos, sentirlos en toda su extensión y darles espacio para que se expresen. En muchos sentidos, un trauma reprimido puede compararse a un niño asustado, ya que se originó en una situación difícil que éramos demasiado jóvenes para afrontar. Al principio, la mente del ego intentará intervenir en este proceso generando pensamientos de distracción como «esto es sólo sobre la otra persona, no sobre mí», «necesito hacer otra cosa, no tengo tiempo para esto», «esto es imposible». Es crucial no comprometerse con estos pensamientos, sino dejarlos pasar de forma similar a como pasan las nubes por encima de nosotros. Nos damos cuenta de las nubes y de sus movimientos, pero no necesitamos dirigir nuestra atención hacia ellas. Aquí es también donde las prácticas de meditación ayudan a despejar la mente y a no dejarse llevar por la «mente de mono loco» y sus trucos baratos. La forma más fácil de descansar la mente es la respiración consciente: céntrate en la respiración inhalando y exhalando lentamente y haciendo una pausa considerable. Aclara y repite este proceso, imaginando que la respiración es como el ancla que te conecta con el momento actual. Sin embargo, no es necesario que la mente esté totalmente en silencio. No pasa nada si genera patrones de pensamiento neuróticos. Sólo trata de no perderte en ellos y vuelve al ancla de la respiración consciente.

Al centrarnos en los traumas emergentes, a menudo experimentamos limpiezas emocionales masivas. Aquellas emociones que no estábamos preparados para sentir como un niño, las sentiremos ahora como un adulto. No te avergüences si brotan fuertes lágrimas de ti y si empiezas a llorar incontroladamente. Sí, me dirijo a vosotros, queridos hermanos de ahí fuera. Dejad a un lado cualquier sentimiento de vergüenza o expectativas de «masculinidad fuerte». Tienes derecho a llorar como un niño pequeño. Yo iría incluso más lejos, debes hacerlo para liberarte de los grilletes invisibles de tus traumas infantiles. Y permíteme asegurarte que las mujeres curadas no encuentran eso repelente. De hecho, les resulta bastante atractivo estar en compañía de un hombre que está en conexión con sus sombras más profundas. No hay muchos de esos hombres por ahí. ¡Así que ponte a ello!

3. Dirigirse al niño interior

Como se ha dicho antes, un trauma emocional a menudo se relaciona también con nuestro niño interior herido, que es una parte fragmentada de nosotros mismos. ¿Te has dado cuenta de que los hombres adultos a veces se comportan como niños pequeños enfadados cuando se desencadenan? Lo mismo ocurre con las mujeres, por supuesto. En cualquier caso, parece como si ciertos desencadenantes transformaran a las personas en su yo más joven. Incluso puede parecer un grito de auxilio del niño interior herido que desea desesperadamente ser rescatado. Esto tiene sentido debido a la fragmentación que se produce cuando estamos traumatizados de niños. Una parte de nosotros mismos se rompe y se guarda en nuestro subconsciente. Dicho de otro modo, cada trauma lleva a la pérdida de partes de nosotros mismos. Por lo tanto, cada experiencia de curación representa una reintegración de las partes perdidas y en realidad aumenta la amplitud de nuestra conciencia. Nuestro nivel de conciencia crece, ya que cada vez tenemos menos puntos ciegos y también menos desencadenantes.

Por eso, cuando se produce un desencadenante y surge un trauma infantil, es aconsejable intentar también restablecer conscientemente la conexión con la experiencia reprimida. Mientras aceptas y aceptas las emociones negativas, hazte también la pregunta: ¿Dónde has sentido esto antes? Date un tiempo de silencio y soledad y espera a que afloren ciertos recuerdos o imágenes. Las emociones reprimidas también suelen estar vinculadas a recuerdos reprimidos, que pueden volver a aflorar y ser útiles para comprender la situación. Y esa es la cuestión: ahora eres un adulto soberano y ya no eres un niño vulnerable. Tienes la fuerza necesaria para afrontar este trauma, que era demasiado abrumador para tu yo más joven. A medida que surgen las emociones y los recuerdos negativos, intenta visualizar la situación desde una perspectiva de tercera persona. Por ejemplo, tu madre te reprendió diciendo que eras un niño terrible y que se arrepentía de haberte tenido. Esto fue un trauma terrible para tu yo más joven. Imagina que entras en la escena como en un escenario de teatro. Vuélvete hacia tu yo más joven y háblale, expresando tu apoyo y comprensión. Abraza a tu yo más joven como si fuera tu propio hijo y, finalmente, cógelo de la mano para que abandone la situación. ¡Enhorabuena! Has rescatado a tu yo más joven y has reintegrado este aspecto perdido y perturbador de tu personalidad.

4. Visualización

Una de las herramientas más poderosas para hacer el trabajo de sombras es visualizar los traumas. Cuando esas sensaciones negativas surjan en tu cuerpo, intenta encontrar una representación visual que las represente con precisión. Por ejemplo, después de que tu jefe te gritara, podrías sentir una sensación de constricción en tu cuerpo, como si estuvieras atado con pesadas cadenas, sin poder moverte. Intenta encontrar una descripción adecuada para las sensaciones de pesadez que estás experimentando. Este es uno de mis métodos favoritos, que me ayudó a procesar ciertos traumas muy rápidamente. La visualización es una capacidad muy poderosa que nos permite procesar grandes cantidades de información en poco tiempo. En esencia, un trauma reprimido es una pieza de información muy densa que necesita ser desempaquetada y descodificada como un archivo zip en un ordenador. Cada aspecto de la sombra contiene mucha información, muchas lecciones y percepciones que sólo nos fortalecen con cada integración.

Cuando te sientes en silencio, simplemente sintiendo el trauma en tu cuerpo con todas sus sutiles pero muy incómodas sensaciones, imagina también una representación visual. Podría ser un conjunto de cadenas pesadas, como se ha mencionado anteriormente. Después de un par de minutos, cuando sientas que has captado la totalidad de este trauma, comienza a resolverlo. Para ello, imagina que una luz blanca curativa entra en tu cuerpo desde arriba con cada respiración. Visualiza cómo la luz inunda tu cuerpo como si el agua clara corriera por un tubo de cristal sucio. A medida que esta luz curativa corre a través de ti, está impregnando esas emociones oscuras y disolviéndolas lentamente. Imagina cómo el trauma antes era como un bloqueo masivo, obstruyendo tu sistema de tubos de energía. Pero ahora se descompone en trozos más pequeños que pueden ser liberados de tu sistema hacia la tierra. Imagina cómo tus pies están firmemente plantados en el suelo y conectados a la Tierra para que la luz sanadora pueda fluir hacia el suelo, junto con esos traumas resueltos. Finalmente, todo el bloqueo se elimina y tú también te sentirás mucho más ligero.

5. Rezar y pedir la ayuda de Jesús

Otro método muy poderoso para ayudar al proceso de trabajo de sombras es pedir ayuda a Jesús. El espíritu de Cristo existe en un nivel superior de conciencia fuera de los límites de lo físico y del tiempo. Simplemente tenemos que pedir su ayuda y Cristo nos ayudará a resolver nuestros traumas. Es así de sencillo. Sin embargo, tenemos que pedirlo, ya que él está vinculado a nuestra decisión de libre albedrío. Cuando elegimos solicitar su asistencia, él puede contribuir con frecuencias curativas muy poderosas de amor incondicional, una luz tan poderosa que iluminará la oscuridad dentro de nosotros en poco tiempo y la transmutará en algo hermoso. Cristo, en su encarnación humana, fue un maestro absoluto del trabajo de las sombras. Era un alma muy pura, no manchada por los ciclos de trauma, karma y sufrimiento en los que estaba atrapada la humanidad. La misión principal de Cristo era asumir el sufrimiento de la humanidad, así que asumió nuestros traumas y los resolvió sintiéndolos a través de su cuerpo. Muchas historias también hablan de cómo curó a otros de enfermedades graves. Como muchos síntomas físicos están relacionados con bloqueos energéticos en nuestro cuerpo, es posible que Cristo asumiera los traumas emocionales de otras personas, lo que condujo a este proceso de curación aparentemente mágico. Él fue realmente un modelo absoluto, mostrándonos el camino de cómo podemos realmente salvarnos a nosotros mismos haciendo un trabajo de sombra hasta que hayamos resuelto todos los bloqueos y renazcamos en plena conexión con Dios. Además, también puedes visualizar cómo Cristo se une a tu sesión de curación para hacer brillar su luz sobre la situación. En mi experiencia personal, esto ha ayudado mucho a resolver algunos traumas muy oscuros.

6. Romper la programación

El sistema de control de la civilización en el que vivimos (a menudo denominado Matrix) hace todo lo posible para evitar que nos centremos en nuestro interior. Desde una edad temprana, se nos dice que la solución de todos los problemas se encuentra en algo externo. ¿Estás enfermo? Tómate esta píldora. ¿Te sientes insatisfecho? Reserva este viaje de vacaciones con todo incluido. ¿Te sientes solo? Entra en una de las numerosas aplicaciones de citas para encontrar a alguien que te haga feliz. Además, muchas personas están atrapadas en carreras insatisfactorias, ya que están haciendo obedientemente su trabajo de 9 a 5 en un cubículo de oficina. Para muchas personas, la vida está planificada y programada hasta el último minuto. Incluso las actividades de ocio en nuestro tiempo libre suelen estar planificadas hasta el último detalle. Hay poco espacio para los acontecimientos espontáneos y las sorpresas inesperadas. Por supuesto, todo esto está diseñado para aumentar aún más nuestra dependencia del sistema y mantenernos encerrados. El sistema no quiere que nos salgamos y tengamos ideas peligrosas como la de embarcarnos en un viaje interno de sanación y espiritual. Porque eso resultaría en la eventual desaparición del propio sistema Matrix.

No hace falta decir que no facilita hacer el trabajo en la sombra cuando estamos ocupados corriendo en la rueda del hámster de la carrera. Está claro que es crucial romper con el sistema en la medida de lo posible. Afortunadamente, el Coronavirus ya lo ha conseguido, ya que las interminables cuarentenas y encierros han eliminado las distracciones más cómodas y los placeres culpables que solíamos practicar con regularidad. Como resultado, muchas personas se encontraron de repente solas y con mucho tiempo libre, ¡una situación ideal para empezar a concentrarse en ella! Para mí, personalmente, todo comenzó en 2015, cuando tuve un agotamiento en mi antiguo trabajo en Alemania. Estaba realmente descontento con mi vida y ya no podía funcionar como el sistema espera. Por lo tanto, empecé a hacer un curso de MBSR (Meditation Based Stress Reduction) en mi universidad. Fue lo mejor que he hecho nunca. Aprendí varias técnicas de meditación y concienciación que me ayudaron a escapar del manicomio de la mente, a la que le gusta mantenernos en interminables bucles de pensamientos innecesarios. Después, también volví a conectar con la naturaleza haciendo muchos paseos espontáneos por los hermosos bosques del norte de Alemania. Hasta el día de hoy, recuerdo que todas mis preocupaciones desaparecieron y a menudo me invadieron corrientes de inspiración. Como resultado, mi rendimiento en el trabajo fue mejor que nunca.

Por último, les recomiendo que eliminen los medios de comunicación de sus vidas. Esto incluye, por supuesto, a los medios de comunicación convencionales y a los medios informativos, que aportan muy poco valor tangible. Su trabajo principal es proporcionar narrativas de mente estrecha e infundir miedo para que los espectadores permanezcan atrapados en un estado constante de miedo, preocupación y vergüenza. Sin embargo, esto también incluye muchas fuentes de medios sociales alternativos. Hay muchos canales que hablan de acontecimientos potencialmente desastrosos o que se centran en la corrupción de los viejos sistemas. Por supuesto, no es mala idea ampliar la propia perspectiva y prepararse para ser más autosuficiente, pero existe el riesgo de quedarse atrapado en un bucle interminable de programación del miedo también en las fuentes de medios alternativos. En algún momento, es aconsejable dejar esto por completo y salir del espacio de la cabeza para cambiar a donde reside nuestro verdadero poder: El espacio del corazón.

7. Eres lo que comes

Otro factor muy importante es nuestra dieta. Nuestro cuerpo se compone de los alimentos y bebidas que consumimos a diario. «Como es adentro es afuera» – todo está conectado. Al purgar los traumas emocionales de nuestro cuerpo, también se producen limpiezas profundas a nivel celular, es decir, el cuerpo se desintoxicará y liberará toxinas y otras sustancias también. Obviamente, el cuerpo necesita ser lo más ligero posible al hacerlo. De nuevo, nuestra cultura nos ha programado para comer en exceso, especialmente en Occidente. Nos metemos en la barriga demasiada comida de la que realmente necesitamos. Como consecuencia, el cuerpo necesita gastar mucha energía para la digestión, lo que conduce a la fatiga. En lugar de escuchar la respuesta natural del cuerpo, somos adictos a otras sustancias, como la cafeína, para poder anular la sensación de fatiga y seguir funcionando en sociedad. Por no hablar de las enormes cantidades de alimentos procesados no naturales y de bebidas azucaradas que son muy gravosas para nuestro sistema. Por último, pero no menos importante, nuestra cultura nos dice que adormezcamos nuestros sentidos con el alcohol, lo que reduce drásticamente nuestro nivel vibracional y tiene efectos perjudiciales en el cuerpo.

Por lo tanto, la dieta es una parte clave de un viaje espiritual. Lo más importante es que escuches a tu propio cuerpo y actúes en consecuencia. Por ejemplo, no fuerces la comida cuando no sientas hambre. Practica la alimentación consciente, lo contrario a la «comida rápida», de forma muy desacelerada y observa las señales del cuerpo. Cuando ya no haya hambre, deja de comer. Y lo más importante, hidrátate con agua pura filtrada. Para mí personalmente, mi cuerpo cambió drásticamente en 2021, por lo que ahora como mucho menos y también ya no me apetecen ciertos alimentos. Por ejemplo, después de un malestar estomacal, dejé de beber café en absoluto – lo que nunca creí que fuera posible ya que consumía 4-5 tazas diarias hace apenas un año. Además, dejé de beber alcohol hace un año y medio. Mi dieta también cambió drásticamente, ya que ahora como menos alimentos procesados y mucho más verduras y frutas. Empieza a escuchar las señales de tu cuerpo y tómatelas en serio.

Las mejores experiencias de trabajo en la sombra

A continuación, encontrarás algunos enlaces a otros posts en los que he descrito mis experiencias personales haciendo trabajo de sombras y limpiando viejos traumas emocionales. En 2020, conocí a un chamán muy experimentado que me enseñó sus técnicas, ya que estaba experimentando un intenso desamor:

En muchas de las sesiones que hice con el chamán, surgieron visiones de vidas pasadas desde mi subconsciente, por ejemplo sobre el Antiguo Egipto:

O sobre horribles traumas ancestrales de la línea de sangre de mi padre:

En otras sesiones chamánicas, obtuve visiones muy interesantes sobre detalles de mi misión en este proceso de transición actual de la conciencia humana:

El siguiente reto para mí fue aplicar las técnicas chamánicas que aprendí para ayudar a otros. Una señorita, que para mí es lo que se conoce como «llama gemela», volvió a mi vida en junio de 2021. Recibí la misión de eliminar quirúrgicamente los traumas de su cuerpo energético emocional, ya que ella no estaba preparada para hacerlo y estaba totalmente abrumada. Todavía no entiendo cómo funcionó exactamente, pero logré transmutar con éxito varios traumas con su consentimiento:

Conclusiones

Ha llegado el momento de que muchos de ustedes suban el nivel de su juego a la siguiente etapa: Dejar el espacio de la cabeza para entrar en el espacio del corazón. Así es como desvelarás tu verdadero poder y tus habilidades de conciencia superior. El proceso de trabajo en la sombra para enfrentar y resolver sus traumas emocionales reprimidos inconscientes es la mejor inversión que podrían hacer. Aunque es extremadamente desafiante, tiene el potencial de mejorar dramáticamente la trayectoria de tu vida a través de la transmutación de la vieja energía densa y comprimida que ha estado atascada durante demasiado tiempo en tu cuerpo energético. ¡Gracias por formar parte de este viaje!

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x