Cómo volver al Jardín del Edén

Cómo volver al Jardín del Edén

Como indica la historia de Adán y Eva, la humanidad fue desviada por entidades oscuras que crearon el infierno en la Tierra. Siguiendo los pasos de Cristo, tenemos el poder de volver al diseño original, el Jardín del Edén.

¿Cuál es el significado de la palabra «infierno»?

La mayoría de los cristianos creen que el infierno es un lugar debajo de nosotros donde somos enviados por nuestros pecados. ¿Qué caracteriza al infierno? Según la Wikipedia:

En la teología cristiana, el infierno es el lugar o estado al que, por el juicio definitivo de Dios, pasan los pecadores impenitentes en el juicio general […] Los teólogos de hoy en día suelen ver el infierno como la consecuencia lógica de rechazar la unión con Dios y con la justicia y la misericordia de Dios.

https://en.wikipedia.org/wiki/Hell_in_Christianity

Desmontemos la definición anterior y analicémosla paso a paso. En primer lugar, el infierno es un lugar para los pecadores impenitentes, es decir, aquellas personas que siguen pecando una y otra vez sin ver la luz. Como consecuencia, tienen que sufrir eternamente repitiendo siempre los mismos ciclos negativos. Además, esos pecadores siguen rechazando la unión con Dios, es decir, operan de manera dualista al ignorar la existencia de Dios. Es otro indicador de que esos pecadores siguen encerrados en el infierno debido a su falta de voluntad de reconocer el camino superior de Dios, junto con la justicia y la misericordia de Dios.

«Justicia» y «misericordia». ¿A dónde conducen estos términos? La justicia implica un acto de balance de diferentes poderes y acciones en un equilibrio. A menudo se dice que la «justicia divina» viene a por aquellos que han cometido actos terribles y se han salido con la suya. En otras palabras, también puede relacionarse con los ciclos kármicos, es decir, aquellos que cometieron atrocidades contra otros estarán en el extremo receptor de sus acciones oscuras para experimentar cómo se sintió para que la balanza vuelva a equilibrarse. Por otro lado, la «misericordia» implica el perdón de nuestras acciones, por ejemplo, porque actuamos debido a la inconsciencia. En otras palabras, a veces no sabíamos nada mejor. ¿Pero no hay ahora una grave contradicción porque la justicia implica que los que cometieron el mal sufrirán, y sin embargo la misericordia indicaría que serán perdonados por sus actos? ¿Cómo podemos unificar esos puntos de vista aparentemente opuestos?

Antes de profundizar, veamos otra palabra de raíz latina: «Inferno» en inglés es similar a «enfermement» que significa estar encerrado, por ejemplo, en una institución psiquiátrica. Así que el infierno implica que estamos encerrados de alguna manera, sin poder escapar. Muchos cristianos creen que tenemos que rezar a Dios para que nos perdone nuestros pecados. Si esto fuera tan fácil, ¿por qué estaríamos atrapados en el infierno por la eternidad? Todo esto no tiene sentido, hay muchas contradicciones evidentes. Así que vamos a resolver este enigma incluyendo otras perspectivas de diferentes religiones y corrientes de pensamiento.

¿Cuál es la relación entre los traumas, el karma y el pecado?

En primer lugar, es importante entender cómo nos afectan los traumas psicológicos: es una pieza muy central en este rompecabezas. Los traumas también se denominan a menudo como sombras, por ejemplo, tal y como los caracterizó C.G. Jung:

«En la psicología analítica, la sombra es un aspecto inconsciente de la personalidad que el yo consciente no identifica en sí mismo, o la totalidad del inconsciente; es decir, todo aquello de lo que la persona no es plenamente consciente. En resumen, la sombra es el lado desconocido».

https://en.wikipedia.org/wiki/Shadow_(psicología)

Así que, en resumen, los traumas se llaman sombras porque no tenemos conciencia de ellos. Pueden ser cualquier cosa, desde recuerdos reprimidos o experiencias horribles de la infancia, que nos abruman totalmente, por lo que las guardamos en nuestro subconsciente para no volver a enfrentarnos a ellas. El problema es que las sombras también repercuten negativamente en nuestra vida, ya que tendemos a recrear externamente el drama con otras personas que reflejan el trauma que habíamos experimentado en nuestra juventud. Por ejemplo, si la madre de un hombre ha abusado de él cuando era un niño, a menudo buscará mujeres con problemas similares para recrear las experiencias de su infancia. En otras palabras: Lo que hemos reprimido internamente, lo reproduciremos externamente hasta que el trauma en nuestro interior sea finalmente abordado y resuelto. Otra perspectiva es que los fragmentos de nuestros traumas reprimidos realmente congestionan nuestros campos de energía. El cuerpo humano fue diseñado para permitir un flujo de energía emocional sin obstáculos, donde todo se experimenta conscientemente. Las experiencias traumáticas provocan bloqueos en nuestros centros energéticos inferiores, también llamados chakras. Por lo tanto, la energía de la dimensión superior no puede fluir libremente a través de nuestro cuerpo y, como consecuencia, estamos aislados de los niveles superiores de conciencia. Nuestros traumas inhiben nuestra conexión divina.

En segundo lugar, la ley del equilibrio, también llamada karma, asegura que el equilibrio energético debe restablecerse siempre – como dentro de nuestro cuerpo, así como externamente a través de nuestros actos. Si me enriquezco robando a otro, gano energía mientras él la pierde. En consecuencia, se crea una deuda kármica, que debe ser pagada experimentando las mismas emociones que yo infligí al otro. Antes de volver al camino recto de Dios, necesitamos cerrar todos los ciclos kármicos, es decir, experimentar todas las perspectivas de las acciones dualistas para comprender que la dualidad, es decir, el alejamiento de Dios, no es más que una gran ilusión. Te preguntarás, ¿qué tienen que ver los traumas con los ciclos kármicos? Todo.

Las sombras psicológicas son emociones inferiores traumáticas no resueltas y atascadas en el campo energético de nuestra alma. Los ciclos kármicos conectan directamente con ello porque estamos reproduciendo la situación en la que herimos a otro en un acto dualista, en el que pecamos. También podríamos decir: Representamos el teatro kármico, a menudo con las mismas almas en diferentes papeles, para desencadenar nuestros traumas reprimidos. Tiene sentido que esas obras de teatro kármico tengan el objetivo de restablecer el equilibrio – especialmente dentro de nosotros mismos, dentro de nuestro campo de energía emocional. Sólo si hemos resuelto todas nuestras sombras internamente se detendrán los ciclos kármicos en lo externo. Dicho de otro modo, sólo podemos volver al justo camino superior de Dios cuando hayamos resuelto todas las sombras y los ciclos kármicos relacionados.

Así, el pecado es sólo otra palabra para las acciones dualistas inferiores que crean traumas en el interior y ciclos kármicos en el exterior.

La creación del Infierno en la Tierra – una prisión kármica

La Tierra, en su diseño original, estaba destinada a ser un paraíso eterno. El elegante diseño del cuerpo humano, con su capacidad de canalizar energías dimensionales superiores y manifestarlas en lo físico, era novedoso y único. Almas de toda la galaxia podían encarnar en el cuerpo humano y aprender grandes lecciones sobre su propia divinidad a través de las limitaciones del físico. En los reinos superiores, donde todo es energía, todos lo saben todo en todo momento. La experiencia humana en combinación con el don del libre albedrío permitió a las almas jugar también con las conciencias inferiores de separación y dualidad. Dicho de otro modo, podíamos olvidar nuestra naturaleza divina, nuestra interconexión con todas las formas de vida y las cosas, y comportarnos como si estuviéramos separados. La ley del equilibrio kármico se puso en marcha para que la vida en la Tierra se mantuviera estable y los actos dualistas inferiores no se salieran de control. Si no hubiera consecuencias para los actos inferiores, por ejemplo, enriquecerse robando a otro, la vida en la Tierra habría caído rápidamente en una espiral hacia su eventual destrucción.

Sin embargo, pecar, es decir, participar en acciones dualistas inferiores, sólo debía ser algo temporal. Mientras las almas vivían la experiencia humana, aprenderían rápidamente que la dualidad y el sufrimiento son una ilusión y volverían al justo camino superior de Dios. Por ejemplo, un alma podría decidir experimentar cómo es ser un terrateniente influyente, que se enriquece a través del sufrimiento de sus súbditos pobres. Basándose en la ley del karma, el alma acumularía deudas kármicas por haber causado un sufrimiento indecible a otras almas al dominarlas, ignorando su libre albedrío y extrayendo parasitariamente sus recursos. Dentro del alma, este pecado se manifiesta como un trauma, que es compartido tanto por las víctimas como por los perpetradores. Otra forma de verlo: El trauma es como un desequilibrio energético creado por las acciones inferiores pecaminosas. La balanza kármica divina se ha inclinado en una dirección y todas las almas que participaron en estos actos injustos, tanto las víctimas como los autores, necesitan seguir encarnando antes de haber experimentado todas las perspectivas de este trauma. Ahí es donde entra en escena una obra de teatro kármico: Las almas volverán a encarnar pero en otras constelaciones. A veces se invierten los papeles de víctima y victimario, pero no siempre es una correspondencia 1:1. Lo importante es que cada alma necesita sentir y comprender todos los aspectos del trauma que infligió a otra. Por ejemplo, un ladrón podría encarnar en otro escenario en el que lo pierde todo en un desastre natural. Las emociones de perderlo todo y de ser absolutamente impotente son las mismas y nuestras almas aprenderán que son simplemente dos caras de la misma moneda.

Es irónico que nuestras almas aprendan sobre nuestra naturaleza divina tratando de apartarse de ella.

Aunque el hermoso diseño de este reino era para asegurar la estabilidad y evitar la destrucción, lamentablemente ha sido secuestrado por entidades oscuras. Un grupo de seres utilizó su libre albedrío para dar la espalda a Dios y, en su lugar, trató de crear una prisión eterna para otras almas para extraer su energía. La energía más elevada del amor divino incondicional es accesible para todo aquel que lo elija. Lamentablemente, esas entidades oscuras han elegido cortar sus propios lazos con el amor infinito de Dios y decidieron instalarse como dioses en la Tierra. Tomaron el control de este hermoso planeta y lo convirtieron en una prisión donde las almas puras quedaron atrapadas en ciclos kármicos interminables. Esas entidades oscuras han perdido su capacidad de acceder a las frecuencias más altas del amor incondicional, así que ¿cómo podrían obtener su energía? La aleccionadora realidad es que se nutren de las frecuencias más bajas del sufrimiento humano. Cada vez que se experimentan emociones como el miedo, el odio, la pena, la ira o la vergüenza, cosechan esta energía para su propio beneficio. Es un diseño siniestro que, sin embargo, ha estado operando de forma realmente efectiva y garantizando su control durante mucho tiempo. Inicialmente, estas emociones inferiores también formaban parte de la experiencia humana, pero estaban destinadas a ser sólo temporales. Lo experimentaríamos pero luego pasaríamos por un rápido reequilibrio kármico, limpiaríamos esos traumas rápidamente y volveríamos al camino más elevado del amor incondicional, la dicha creativa y la gracia divina.

Desgraciadamente, esas entidades oscuras han pervertido todo el sistema de manera que se infligió un inmenso sufrimiento a través de horrendos traumas, a veces tan terribles que el reequilibrio kármico dejó de funcionar. La balanza se inclinó en una dirección y los bucles kármicos continuaron una y otra vez, sin ninguna resolución del trauma. Las sombras psicológicas se enterraron cada vez más profundamente en el subconsciente de la psique humana. Para empeorar las cosas, esto hizo que los humanos se desconectaran cada vez más de su divinidad y caminaran como zombis sin sentido siguiendo sólo la programación externa pero no su guía interna más elevada. El corazón humano ha sido terriblemente herido una y otra vez, así que, para protegernos, decidimos crear un enorme muro a su alrededor. Los humanos querían enterrar esos traumas y no sentirlos porque eran demasiado oscuros, demasiado terribles, demasiado difíciles de resolver. Otra consecuencia de esto es que el ser humano empezó a confiar demasiado en la facultad de la mente y demasiado poco en el corazón. Sin embargo, es la mente la que es fácil de controlar por las entidades oscuras que han estado gobernando este planeta durante demasiado tiempo. El corazón está fuera de su alcance, es decir, cuando recuperemos el control a través de la resolución de nuestros traumas, reavivaremos la llama apasionada de la soberanía humana. Hemos sido esclavos, atrapados en esta prisión durante demasiado tiempo. Ha llegado el momento de salir de ella y derribarla en el proceso.

Una nueva perspectiva de la historia de Adán y Eva

Ahora hemos establecido que el infierno no es un lugar lejano debajo de nosotros donde somos enviados por nuestros pecados. Ya estamos viviendo en el infierno en esta Tierra. El hermoso diseño de la Tierra, donde podemos experimentar una amplia gama de emociones en el cuerpo humano y manifestarlas físicamente, fue pervertido por entidades oscuras. Atrajeron a la humanidad al estado infernal del trauma eterno y los ciclos kármicos, donde se alimentaron de nuestra energía de sufrimiento. Y esto se describe con precisión en la historia de Adán y Eva (también llamada la «caída del hombre»):

Cuando Eva es tentada por la serpiente y come el fruto prohibido, el Padre hace que Adán elija entre Él y el Edén, o Eva. Adán elige a Eva y come el fruto, lo que hace que el Padre los destierre al desierto y destruya el Árbol del Conocimiento, del que Adán talla un bastón».

https://en.wikipedia.org/wiki/Adam_and_Eve

La serpiente representa a las entidades oscuras que tentaron a la humanidad para que se apartara del recto camino de lo divino. Como la humanidad tiene libre albedrío, no pudo ser forzada, es decir, decidió voluntariamente embarcarse en las líneas temporales kármicas inferiores. El fruto prohibido representa el «pecado original», es decir, el comienzo de los actos dualistas inferiores egoístas. Curiosamente, Eva fue la que fue tentada por la serpiente, mientras que Adán se quedó de brazos cruzados y no hizo nada para detenerla. Esto apunta a la naturaleza inocente y pura de la divina femenina que no podía prever las nefastas consecuencias de sus actos. Sin embargo, Adán, su divinidad masculina, siguió a Eva en su pecado original. Finalmente, ambos fueron desterrados del Jardín del Edén al desierto, lo que se relaciona con la transición de la Tierra del paraíso al infierno. La destrucción del Árbol del Conocimiento simboliza nuestro acceso al conocimiento y la sabiduría divinos a través de nuestro sistema de chakras humanos. Sin embargo, cuando empezamos a seguir las tentaciones de las entidades oscuras fuimos atrapados por ellas en ciclos interminables de sufrimiento y nuestros cuerpos fueron bloqueados y adormecidos por una carga cada vez mayor de traumas reprimidos. Así que perdimos nuestro acceso a lo divino (Árbol del Conocimiento), mientras que conservamos un montón de pistas, referencias y registros (el báculo) que, en última instancia, nos ayudarían a recordar sobre nuestra verdadera naturaleza divina, ya que fue diseñado originalmente para la experiencia humana.

No hace falta decir que el bastón tallado en el Árbol del Conocimiento es sólo una aproximación incompleta y no es suficiente para encontrar nuestro camino de vuelta a la verdad de la existencia humana. Esto también alude a las manipulaciones de las escrituras por parte de las entidades oscuras. Como hicieron con todos los registros mundanos, eliminaron ciertos pasajes mientras que modificaron ligeramente otros para que se ajustaran a su agenda – que es mantener las almas firmemente encerradas en la prisión infernal que solía ser la Tierra. Todas esas autoridades mundanas y sus interpretaciones muy estrechas de las escrituras subrayan este hecho. Así que la pregunta final sigue siendo: ¿Cómo podemos volver al Edén y al Árbol del Conocimiento?

Cómo volver al Jardín del Edén

La respuesta es sencilla: Tenemos que seguir los pasos de Jesucristo. Él fue un modelo que mostró a la humanidad cómo transformar lo que era el infierno en el cielo en la Tierra. Cristo aceptó e incluso abrazó el sufrimiento, lo que significa que intentó resolver todos los traumas reprimidos en nuestro interior sintiéndolos en su totalidad. Independientemente de lo pesados que sean, la única manera de procesarlos es sintiéndolos. Tenemos que abrazar el sufrimiento para lograr esta transición, es decir, tenemos que llevar la cruz por la humanidad, como hizo Cristo. Cuando resolvamos esos traumas a través de la repetición de una obra de teatro kármica, también detendremos esos ciclos kármicos interminables de sufrimiento eterno. Las entidades oscuras que han gobernado este reino perderán todo su poder. Algunas de ellas también podrán encontrar el camino de vuelta a la luz si así lo desean. Uno de los temas centrales es el amor romántico y la sexualidad, que han sido totalmente pervertidos y empañados. A medida que encontremos el camino de vuelta a la divinidad, también tendremos acceso a las relaciones divinas en la Tierra, que se definen sólo a través de la más alta vibración del amor incondicional.

No esperemos a entrar en el paraíso después de la muerte. Tenemos el poder de crear el paraíso en la Tierra en esta vida actual. Somos la segunda venida de Cristo.

Habrá un siguiente post sobre cómo resolver nuestros traumas a través de un proceso llamado Trabajo de Sombra. ¡Manténgase en sintonía y gracias por leer!

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x