Es hora de perdonarnos a nosotros mismos

Es hora de perdonarnos a nosotros mismos

La experiencia humana se ha caracterizado por el miedo y el sufrimiento y todos tenemos las manos manchadas de sangre. Sin embargo, para entrar en líneas de tiempo mejores y más elevadas, tenemos que perdonarnos a nosotros mismos para cortar los lazos con el pasado.

Mientras caminaba afuera bajo la luna llena, reflexioné sobre por qué mi vida es tan extraña e incierta en este momento. Últimamente han sucedido muchas cosas positivas en mi vida, pero parece que soy incapaz de percibirlas como tales. En cambio, me he revolcado en un oscuro pozo de tristeza y confusión. ¿Qué es lo que está mal? ¿Por qué siento que todo en mi vida se está desmoronando y que las cosas no me favorecen? ¿Por qué percibo las cosas de forma negativa, a pesar de que podría haber un resquicio de esperanza en el horizonte?

En algún momento del camino a pie, me paré en una encrucijada, mirando la brillante luna llena bellamente reflejada en un pequeño lago a mi lado. Tuve una epifanía repentina: El miedo es la razón de mi incapacidad para abrazar los posibles cambios positivos en mi vida. Pero, ¿miedo a qué? Mientras seguía caminando, la respuesta me llegó de repente: Tengo miedo porque me siento indigno, como si no mereciera las bendiciones que pronto llegarán a mi vida. Curiosamente, esta revelación resonó con fuerza. Seguí caminando y pensé: ¿Por qué me siento indigno? Sólo tardé unos segundos y la «culpa» apareció en mi mente, seguida de una intensa sacudida de energía en mi columna vertebral. Por supuesto, era tan obvio, pero como me revolcaba en un pozo de emociones bajas, no podía verlo.

La ley divina del equilibrio kármico

En esta vida y en muchas de las encarnaciones pasadas, he realizado muchas acciones de las que no me siento orgulloso. He jugado en las conciencias inferiores de manipulación, control, violencia y engaño en muchas vidas. Estas conciencias inferiores son siempre un «juego de suma cero» o un intercambio energético parasitario: Mi ganancia egoísta es tu pérdida. Un ladrón se hace rico a costa de que otro lo pierda todo. Un líder que toma el poder por medio de la violencia hace que la élite existente lo pierda todo. Debido a la ley divina del equilibrio, o comúnmente llamada «karma», cada acto inferior crea una deuda kármica, que necesita ser pagada antes de que podamos pasar al siguiente nivel de conciencia superior. Debemos encarnar una y otra vez hasta que hayamos resuelto esas deudas kármicas al estar en el extremo receptor de lo que habíamos infligido antes. De esta manera, nuestra alma puede experimentar todas las perspectivas y aprender que estos actos inferiores tienen un alto coste. Como todo y todos están conectados al tejido divino de la creación infinita, el ladrón se roba a sí mismo y la realización de este hecho está garantizada a través de la justicia kármica. La fuerza motriz de la experiencia humana son nuestras emociones, que representan las energías que fluyen a través de nosotros y abren los caminos hacia los reinos superiores. La justicia kármica no implica necesariamente que nos ocurra exactamente el mismo crimen que antes habíamos infligido a otros. El objetivo es equilibrar la experiencia de las emociones para percibir todas las partes. Por ejemplo, puede que hayamos traicionado a otro y le hayamos robado todo, pero en algún momento posterior, perdemos nuestra riqueza mal habida en un desastre natural. El resultado final es el mismo, ya que sentimos la desesperación de haberlo perdido todo, independientemente de su causa. Por último, pero no por ello menos importante, la ley de la justicia kármica es importante para mantener un cierto nivel de estabilidad y evitar la destrucción catastrófica de este planeta. Si el karma no existiera y pudiéramos cometer cualquier crimen sin consecuencias, la humanidad se habría extinguido hace mucho tiempo. Afortunadamente, cada acto negativo es contrarrestado, lo que impide que la violencia brutal y el crimen egoísta se salgan de control.

Espartaco y la antigua Roma

Hace unas semanas, cuando me sentía desesperado y derrotado, me encontré con la serie de televisión de Espartaco, un esclavo de la Antigua Roma que lideró una rebelión y triunfó contra todo pronóstico. La serie es muy gráfica y muestra muchas brutalidades y violencia sexual, ya que intenta retratar de forma realista la vida en la República Romana. La vida era barata entonces, especialmente para los esclavos, el sufrimiento y la muerte eran omnipresentes. Además, la dualidad era extrema en el sentido de que mucha gente hacía todo lo posible por conseguir poder político, influencia y gloria, incluso si eso significaba dejar un rastro de cadáveres tras de sí. No hace falta decir que la justicia kármica se imparte de forma fiable y a menudo rápida para equilibrar la balanza. Un tema central en la serie Espartaco es el amor. Hay dos tipos de amor, creando un fuerte contraste: El amor verdadero y el amor egoísta. El amor verdadero es algo que nos sobrecoge, nos arrastra como una fuerte corriente conectada a reinos superiores. Es puro e incondicional, una poderosa fuerza motivadora para mover montañas. Por el contrario, el amor egoísta trata de forzar el amor de los demás, que nos negamos a nosotros mismos. Por supuesto, esto nunca funciona y sólo perpetúa el sufrimiento de los demás.

En las últimas semanas y meses, he recibido muchas referencias a la Antigua Roma, una época que me resulta muy familiar y que resuena profundamente en mi alma. Era una época de extrema dualidad, una intensa competencia entre los deseos inferiores egoístas y entre las causas divinas superiores. Espartaco estaba motivado por la pérdida de su esposa y se involucró en mucha violencia. Sin embargo, sus intenciones eran puras y no aceptaba el statu quo de la ley romana de la época, en la que algunas personas eran vendidas como ganado para ser masacradas o maltratadas a voluntad. Espartaco tenía visiones más elevadas de que todas las personas eran iguales, mientras dirigía su ejército de esclavos contra las fuerzas de Roma. Siguió una orientación más elevada y pudo conseguir muchas victorias contra un oponente superior. Sin embargo, hubo mucha violencia, traición y sufrimiento. Al ver este espectáculo, se desencadenaron muchos traumas dentro de mi cuerpo, como si estuviera reviviendo lo que había experimentado en el pasado. Este programa es realmente emblemático de la experiencia humana: Ciclos aparentemente interminables de división, conflicto y sufrimiento.

El perdón nos libera del pasado

Mientras las sensaciones viscerales del pasado bullían en mi interior, me di cuenta de que necesitaba aceptar y sentir esas emociones oscuras para poder despejarlas de una vez por todas. Dejar atrás esas viejas líneas de tiempo es crucial para poder pasar a nuevas y mejores líneas de tiempo, aquellas por las que la humanidad no ha viajado durante eones. Las últimas semanas fueron muy transformadoras en mi vida con muchos cambios físicos positivos. Sin embargo, me sentía derrotado, perdido e impotente. Como dije antes, me di cuenta de que sentía miedo de no ser digno de esas bendiciones debido al sentimiento de culpa por lo que he hecho en el pasado. Demasiadas veces me he manchado las manos de sangre, al participar en la experiencia humana inferior, atormentado en la separación dualista. Creo que he cerrado personalmente la mayoría de mis deudas kármicas, pero aún así no estaba preparado para entrar en líneas de tiempo superiores y recibir bendiciones divinas. Porque me sentía culpable por lo que hice, aunque sea del pasado. Por lo tanto, me revolqué en la pena y la autocompasión preguntándome por qué estoy siendo castigado por el universo. Mientras que en realidad, mi miedo y mi culpa me estaban vinculando firmemente a líneas de tiempo inferiores, impidiéndome aceptar los regalos, que están intentando entrar en mi vida.

La señorita que trabajó conmigo y que jugó un papel tan crucial en mi despertar espiritual, se alejó de nuevo de mi vida después de una serie de acontecimientos dramáticos y desagradables. El teatro que se desarrolló hace unos 2 meses desveló muchas de mis propias heridas no sanadas y traumas reprimidos del pasado, de los que ni siquiera era consciente. Necesitaba enfrentarme a muchas de esas heridas, muchas de las cuales parecen estar relacionadas con épocas pasadas, como Roma. Un tema dominante para mí es estar separado de mis seres queridos debido a una misión superior, por ejemplo, una campaña militar durante un largo periodo de tiempo. Como consecuencia, muchas veces no he podido estar para mi familia y un fuerte temor que percibo es el de ser traicionado por mi mujer, que busca el afecto de otros hombres en mi ausencia. Este trauma es muy fuerte para mí y vuelve a surgir mientras escribo estas letras. Es tan terrible porque estoy siguiendo una misión superior, arriesgando desinteresadamente mi vida y ¿cuál es mi recompensa? Ser traicionada por aquellos que son más queridos para mi corazón. Es algo terrible, algo que duele más que lo que harían mil cortes de cuchillo, atravesando y partiendo mi corazón en dos.

Por supuesto, la señorita y yo nunca tuvimos nada romántico entre nosotros. No eran más que mis delirios y proyecciones, aunque siento una conexión más profunda, un fuerte vínculo no manchado por los sufrimientos pasados de la experiencia humana. Ahora me doy cuenta de que sufría de arrogancia espiritual, ya que era muy consciente de sus traumas fundamentales, pero era totalmente incapaz de ver los míos. Por lo tanto, todo esto fue una experiencia muy humillante para mí para plantar firmemente mis pies en el suelo de nuevo, arraigado en el aquí y ahora. Sin embargo, ahora soy consciente de que la señorita no trató conscientemente de hacerme daño con su comportamiento. Simplemente siguió el guión establecido por su ser superior para sostener vigorosamente un espejo en mi cara para que yo pueda enfrentarme a esas sombras restantes no resueltas dentro de mí. Con esta conciencia, ahora tengo más claridad. Sin embargo, sigue habiendo un sentimiento de culpa por mis propias acciones negativas hacia ella. Lo que le hice a ella fue también una repetición de viejas líneas de tiempo inferiores y empujó muchos traumas reprimidos a la superficie. Mientras que mi emoción dominante es la culpa, la de ella es ciertamente una vergüenza y mis acciones en el pasado han pinchado esta herida – no con un palo sino con un martillo.

Así que ciertamente tengo un fuerte sentimiento de culpa por mis propias acciones inconscientes en el pasado. Va de la mano con un sentimiento de indignidad para las nuevas líneas de tiempo más elevadas. «No merezco esas bendiciones» me vino a la mente. En una visión, hace unos meses, también me vi como un pobre y sucio mendigo, empañado por la brutalidad de este mundo. A pesar de que las bendiciones divinas en forma de amor incondicional superior estaban frente a mí, era incapaz de aceptarlas. Por lo tanto, ahora es el momento de perdonarme a mí mismo, en primer lugar, por lo que he hecho en el pasado. El equilibrio kármico a este respecto ya está resuelto y no hay nada que enmendar. Hemos estado atascados en esos viejos ciclos durante demasiado tiempo y se han aprendido innumerables lecciones.

Al perdonarnos, cortamos los lazos energéticos con el pasado para poder flotar hacia nuevas alturas de conciencia. La experiencia humana está a punto de ser redefinida, como la transformación de la televisión monocromática a la de color.

Muchas bendiciones superiores están ya a nuestra puerta, esperando que las recibamos. Sólo depende de nosotros la rapidez con la que estemos preparados. Por ejemplo, debido a mis problemas kármicos no resueltos, habría sido incapaz de aceptar el amor divino en mi vida. Si hubiera llegado antes, lo habría saboteado y destruido porque inconscientemente me consideraba que no era digno de él. Sin duda, el amor divino me espera en un nivel superior en la cima de la montaña, al que sólo podré llegar cuando me libere del viejo equipaje. Los acontecimientos de hoy han sido un paso importante en esta dirección. Gracias por leer.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x