¿Cómo vencer a un adversario maquiavélico que no tiene código moral?

¿Cómo vencer a un adversario maquiavélico que no tiene código moral?

En mi misión de ayudar a desenmascarar la corrupción en Sudamérica, estoy utilizando tácticas militares romanas para derrotar a oponentes maquiavélicos cuyo único objetivo es ganar poder y que no tienen ningún código moral.

Recientemente he descubierto que el director del proyecto y sus secuaces de esta gran comunidad de Sudamérica son maquiavélicos: https://lightprism.net/2021/07/31/the-obvious-assumption-is-not-always-the-right-one/

«Maquiavélico» es un término comúnmente conocido que se refiere a la frase «el fin justifica los medios». En otras palabras, las personas que se adhieren al maquiavelismo no tienen principios, ni código moral, y harán todo lo posible para alcanzar sus objetivos, que suelen ser acumular y mantener dinero, poder e influencia. El maquiavelismo forma parte de la «tríada oscura» de rasgos de personalidad, junto con la psicopatía y el narcisismo. En mi misión de ayudar a exponer la corrupción en esta comunidad de Sudamérica, me enfrento a los maquiavelistas más despiadados, que han estado aplicando todos los trucos conocidos de su libro de jugadas contra mí. Expondré los principales principios rectores del libro de Maquiavelo, El Príncipe, y los relacionaré con mis experiencias personales con esos oscuros actores. Por último, esbozaré cómo voy a utilizar las tácticas militares romanas para derrotarlos. Así que entremos en materia.

El Príncipe, un clásico del Renacimiento

El Príncipe es un libro escrito por el diplomático italiano Nicolás Maquiavelo a principios del siglo XVI. Básicamente, es una guía para los nuevos príncipes y miembros de la realeza, que contiene estrategias prácticas para su reinado. El Príncipe fue revolucionario y muy controvertido cuando se publicó, ya que rompía las doctrinas cristianas dominantes en esta época al afirmar que las verdades pragmáticas son más importantes que los ideales abstractos. Todo el libro se centra principalmente en una cuestión: ¿Cómo adquirir y mantener el poder político? Para conseguir y mantener el poder, Maquiavelo afirma que «el fin justifica los medios», por lo que no existe un código moral superior y en tiempos de crisis se consideran necesarios incluso actos truculentos y despreciables. Durante las guerras de religión europeas entre católicos y protestantes a principios del siglo XVII, este libro adquirió una reputación diabólica y con frecuencia se le culpó de conducir a actos espantosos de violencia y tiranía.

La Tríada Oscura es una representación perfecta de la psicología detrás de las conciencias oscuras en esta Tierra.

Uno de los aspectos centrales del maquiavelismo es mantener siempre la apariencia de honor y virtud de cara al exterior, pero estar dispuesto a abandonarlos y hacer lo que sea necesario cuando el poder del príncipe se vea amenazado. Así, el maquiavelismo conduce a estos comportamientos incoherentes de «dos caras», de los que he sido testigo a menudo con el director del proyecto y su gente. Muchos escritores a lo largo de la historia han sugerido que Maquiavelo no pretendía que su libro fuera una guía, sino una descripción de los despiadados planes de los monarcas de su época para que el pueblo pudiera ser educado y contrarrestar sus planes. Al fin y al cabo, el propio Maquiavelo había sufrido enormemente e incluso fue torturado por una familia monárquica rival. Sin embargo, muchos han tomado este libro al pie de la letra, al igual que el director del proyecto. A continuación, presentaré algunas citas principales del libro y las relacionaré con los comportamientos del director del proyecto, de los que he sido testigo de primera mano. En retrospectiva, todo tiene mucho sentido. Las siguientes citas proceden de Wikipedia, https://en.wikipedia.org/wiki/The_Prince

Maquiavelo considera que herir a los enemigos es una necesidad, y afirma que «si hay que hacer un daño a un hombre, debe ser tan grave que el príncipe no tema por vengarse».

El director del proyecto (el rey en la vida pasada de renacimiento) ha hecho honor a esta regla. En cuanto se dio cuenta de que me estaba convirtiendo en una amenaza para su poder al poner en marcha varios sistemas digitales para crear transparencia en esta empresa, empezó a atacarme con saña, aunque por supuesto no directamente, sino a través de sus leales soldados. Por ejemplo, intentaron echarme de este proyecto creando falsos rumores de que había acosado sexualmente a varias empleadas. Como me opuse a estas medidas y fracasaron, el rey empezó a atacar a los miembros de mi equipo para limitar mi poder y mi esfera de influencia. Finalmente, dos de los miembros de mi equipo renunciaron, por lo que el rey empezó a sentirse seguro de nuevo y cesó sus ataques. Por supuesto, yo sabía lo que había estado ocurriendo y fui guiado por el espíritu para ayudar a impartir la justicia final para rectificar esos crímenes.

Además, es imposible que el príncipe satisfaga las expectativas de todos. Inevitablemente, decepcionará a algunos de sus seguidores. Por tanto, un príncipe debe tener los medios para obligar a sus seguidores a seguir apoyándole incluso cuando empiecen a tener dudas, pues de lo contrario perderá su poder.

Aunque el director intenta mantener la moral de sus empleados y clientes, siempre parece tener un fuerte trasfondo de miedo a perder su apoyo. Carece totalmente de la confianza inherente en Dios y en los valores superiores, por lo que siempre intenta crear esquemas para obtener el control de sus súbditos. Por ejemplo, el director ha intentado a menudo atraparme económicamente preguntándome si no quiero vivir en una casa más grande. Sólo tengo medios económicos humildes, así que decidí construir sólo una casa contenedor minimalista para mantener mi absoluta libertad e independencia. Además, el director aplica esta estrategia con frecuencia a sus empleados locales a los que ofrece grandes préstamos a bajo interés. Están ligados a él durante años y si se salen de la línea, son despedidos, perdiendo también la capacidad de devolver sus préstamos. En ese caso, el director puede embargar sus bienes, lo que provoca la ruina financiera de los empleados que se atrevieron a rebelarse. Es una estrategia de control eficaz y muy siniestra.

Maquiavelo aconseja que un príncipe calcule cuidadosamente todas las acciones perversas que debe realizar para asegurar su poder, y luego las ejecute todas de un solo golpe. De este modo, sus súbditos olvidarán poco a poco sus crueles actos y el príncipe podrá alinearse mejor con sus súbditos. Los príncipes que no hagan esto, que duden en su crueldad, tendrán que «mantener un cuchillo a su lado» y protegerse a toda costa, ya que nunca podrá confiar en sí mismo entre sus súbditos.

Este consejo también es clave porque el director me atacó con toda su fuerza, especialmente cuando se dio cuenta de que no iba a cesar en mis esfuerzos por crear transparencia. Por ejemplo, atacaron a todos los miembros de mi equipo al mismo tiempo creando historias falsas similares y rumores sobre que estaban involucrados en la corrupción política. Sólo consiguieron destituir a uno de los miembros de mi equipo, pero esto creó tal desmoralización que otro también renunció, una vez que encontró un trabajo mejor en otro lugar. El director sólo se equivocó en un punto: nunca olvidaré lo que ha hecho a los miembros de mi equipo. Y he aprendido a esperar pacientemente, según la guía divina, hasta que llegue el momento de ayudar a hacer justicia por esos crímenes. Curiosamente. este consejo de Maquiavelo, de atacar al enemigo con todo de «un solo golpe», es contrario a las estrategias militares romanas tradicionales, por ejemplo, las descritas por Séneca. Y aquí está la clave para la derrota de los maquiavelistas, volviendo a las raíces y utilizando las estrategias militares romanas que se describen más adelante.

Una característica típica de los maquiavélicos es un comportamiento de dos caras en el que dicen una cosa pero hacen otra porque representa una forma de ganar poder y control.

Los que no están vinculados al nuevo príncipe: Una vez más, hay que dividirlos en dos tipos: los de espíritu débil (un príncipe puede servirse de ellos si son de buen consejo) y los que rehúyen ser atados por su propia ambición (estos deben ser vigilados y temidos como enemigos).

Este principio maquiavélico explica perfectamente por qué el director se rodea de sirvientes en su mayoría débiles de espíritu, dóciles y leales, que le alaban cada una de sus ideas y se abstienen de hacer declaraciones críticas. Ni que decir que el director me teme, ya que no tiene ningún control sobre mí y sabe claramente que actúo según principios superiores atemporales y que no se me puede apaciguar ni económicamente ni de otro modo. Del mismo modo, muchas personas buenas han sido despedidas en el pasado, muchos europeos que eran grandes mentes y empresarios de éxito, pero también muchos de los trabajadores locales de aquí que se atrevieron a decir lo que pensaban y a presentar sus propias ideas que estaban en contraste con lo que dice el director.

Si no puede reunir un ejército formidable, sino que debe recurrir a la defensa, debe fortificar su ciudad. Es poco probable que una ciudad bien fortificada sea atacada, y si lo es, la mayoría de los ejércitos no pueden soportar un asedio prolongado. Sin embargo, durante un asedio, un príncipe virtuoso mantendrá alta la moral de sus súbditos mientras elimina a todos los disidentes.

Es realmente ridículo, ya que todo el estilo de gestión del director gira en torno al libro de Maquiavelo. A través de sus actos sin escrúpulos, el director se ha ganado muchos enemigos y siempre afirma que «quieren matarlo porque no pueden detenerlo de otra manera». Como el director no puede pasar a la ofensiva, siguió el consejo de Maquiavelo al pie de la letra fortificando esta comunidad. Sólo en su casa hay tres guardias de seguridad armados que la protegen las 24 horas del día. Además, hay una gran cantidad de guardias de seguridad en la entrada principal, así como patrullando toda la propiedad de esta comunidad. Cada vez que el director va a un «viaje de negocios» a la capital, utiliza un convoy de 3 coches al mismo tiempo, como si fuera el presidente de los Estados Unidos. En mi humilde opinión, todo esto es un espectáculo para convencer a los inversores de esta comunidad de que nos atacan desde el exterior y así mantener alta la moral de la gente. Además, es conveniente crear este barniz de estar bajo un fuerte ataque político para eliminar la disidencia interna, lo que hizo el director acusando a uno de los miembros de mi equipo de colaborar con el adversario político externo. ¡Es todo tan conveniente!

Maquiavelo cree que el principal objetivo de un príncipe debe ser perfeccionar el arte de la guerra. Cree que al tomar esta profesión un aspirante a príncipe podrá adquirir un estado, y podrá mantener lo que ha ganado.

Personalmente percibo el libro de Maquiavelo como muy limitado e incluso como una caricatura o sátira, porque se centra casi exclusivamente en el tema de la guerra. El director parece muy paranoico ya que siempre piensa en el ataque, la defensa y el control pero apenas piensa en otros aspectos como la motivación, la inspiración y la creación de valor añadido. Por supuesto, el director se ha dado cuenta hasta cierto punto de que la productividad económica en esta empresa debe aumentar drásticamente para satisfacer a los exigentes clientes europeos que han pagado mucho dinero. Sin embargo, el estilo de gestión maquiavélico provoca un cuello de botella en la productividad, ya que no es capaz de aprovechar el enorme potencial de los empleados que tenemos en esta empresa.

Maquiavelo razona que, puesto que los príncipes se encuentran con hombres que son malvados, él mismo debe aprender a ser igualmente malvado, y utilizar esta capacidad o no según la necesidad.

Este principio maquiavélico es especialmente siniestro, ya que está relacionado con la mentalidad del «ojo por ojo», que sólo crea una espiral descendente de decadencia, destrucción y desesperación. El director del proyecto ha llevado a cabo muchos actos malvados siguiendo esos principios maquiavélicos. Por ejemplo, empezó a hacer circular falsos rumores de acoso sexual contra mí, lo que constituye un delito. Y ciertamente no soy el único, pero en el futuro seguramente saldrán a la luz muchas personas a las que se les ha tendido una trampa similar para poder rescindir sus contratos de trabajo, ya que empezaban a atar cabos de lo que realmente ocurría detrás de la bonita fachada. También es una de mis percepciones, que la oscuridad no puede ser combatida por la participación en la oscuridad. Esto sólo consolidaría los patrones oscuros, ya que esos actos están en la misma frecuencia energética que lo que se combate. En otras palabras, nos convertimos en los demonios contra los que se supone que luchamos. La forma alternativa es mantener una vibración alta y una conexión divina sanando nuestros traumas internamente y luego iluminando los esquemas oscuros externamente – que básicamente es lo que estoy haciendo ahora.

Un hombre que se esfuerza por la bondad en todos sus actos está seguro de llegar a la ruina, ya que hay muchos hombres que no son buenos.

Esto se hace eco del punto anterior, ya que el director piensa que no puede esforzarse exclusivamente por la bondad o sería derrotado por sus malvados adversarios. Esto va estrictamente en contra de la moral cristiana, que afirma que debemos vivir según principios superiores para la salvación de nuestra alma a través de nuestro viaje individual, independientemente de lo que ocurra en el mundo material.

Un príncipe puede ser percibido como misericordioso, fiel, humano, franco y religioso, pero lo más importante es sólo parecer tener estas cualidades. Un príncipe no puede tener realmente estas cualidades porque a veces es necesario actuar en contra de ellas. Aunque debe evitar la mala reputación, a veces es necesario tenerla. De hecho, a veces debe elegir deliberadamente el mal.

Este principio es clave y explica por qué percibo al director y sus acciones de una manera tan «bifronte». Hace todo lo posible por mantener una apariencia positiva y benigna hacia el exterior, mientras que deliberadamente realiza actos malvados para promover sus propios programas. Tengo experiencia de primera mano, ya que siempre hablaba de forma positiva, especialmente en las reuniones con los fundadores del proyecto sobre la introducción de la transparencia en esta empresa, pero en el fondo hacía todo lo posible por sabotear, descarrilar y bloquear nuestros esfuerzos. Este contraste extremo entre sus palabras y sus acciones es, en realidad, emblemático de la extrema dualidad que vivimos en esta Tierra desde hace mucho tiempo.

Para pacificar la Romaña, envió a su secuaz, Remirro de Orco, a cometer actos de violencia. Cuando Remirro empezó a ser odiado por sus actos, Borgia respondió ordenando que lo «cortaran en dos» para mostrar al pueblo que la crueldad no provenía de él, aunque sí lo era.

Maquiavelo utiliza el ejemplo histórico de César Borgia, que utilizó astutas maniobras políticas para asegurar su base de poder. Borgia culpó a sus secuaces de actos horribles que él mismo ordenó y lo sacrificó para apaciguar a la población.

Esta estrategia ha sido utilizada en todo momento por el director. Mientras él mismo intenta mantener siempre una fachada de inocencia, buena voluntad e ignorancia, da instrucciones a sus leales servidores para que cometan actos atroces para castigar y herir a sus enemigos y disidentes. Por ejemplo, el director dio instrucciones a la gente de la oficina de la ciudad para que empezara a hacer circular rumores sobre mí de que había cometido acoso sexual contra compañeras. También dio instrucciones a otros de sus leales empleados para que criticaran duramente nuestras implementaciones de sistemas digitales con el fin de bloquear el proceso. Y mis esfuerzos fueron atacados con tanta saña que al principio creí que sólo había unos pocos corruptos en la oficina de la ciudad vecina. Porque el director siempre interpretó a la perfección su papel de «salvador despistado, sobrecargado de trabajo y benigno». En realidad es un muy buen actor y no tiene ningún problema en inventarse cualquier historia, si le ayuda a mantener su poder. Sin embargo, con el tiempo descubrí que muchos de los colegas que me atacaron en realidad no querían hacerlo, sino que se vieron obligados a hacerlo para no perder sus bien remunerados puestos. Cuanta más información recababa, más clara era la idea de que todo se relaciona con el propio director.

El castillo de naipes cuidadosamente elaborado de engaños maquiavélicos va a caer en algún momento. Es sólo cuestión de tiempo.

Al abordar la cuestión de si es mejor ser amado o temido, Maquiavelo escribe: «La respuesta es que uno quisiera ser tanto lo uno como lo otro; pero como es difícil combinarlos, es mucho más seguro ser temido que amado si no se puede ser ambas cosas». Como afirma Maquiavelo, los compromisos adquiridos en la paz no siempre se mantienen en la adversidad; sin embargo, los compromisos adquiridos en el miedo se mantienen por el miedo. Sin embargo, un príncipe debe asegurarse de no ser temido hasta el punto de ser odiado, lo cual es muy posible.

Este es un capítulo importante, ya que el director también parece esforzarse por ser temido en lugar de ser amado. Aunque intenta crear una imagen cuidadosamente elaborada de ser un hombre de honor desinteresado que ayuda a los pobres y desfavorecidos, no duda en infundir miedo a sus subordinados si se salen de la línea. En general, he observado que la mayoría de los empleados locales se encuentran en un estado de miedo constante. Esto se debe a que, con mucha frecuencia, se despide a la gente sin razones obvias. Todos saben que la obediencia ciega y la lealtad incondicional son más importantes que la calidad real del trabajo realizado. En realidad, el director también parece estar en conflicto aquí, ya que sabe que necesita contar con buenas personas para satisfacer las altas exigencias de los clientes europeos. ¡Qué pena que esos empleados inteligentes e independientes sean tan difíciles de controlar! Hace tiempo que se necesita un cambio de cultura.

El miedo se utiliza como medio para garantizar la obediencia de sus súbditos y la seguridad del príncipe.

Esto se hace eco del punto anterior y subraya el enfoque y el miedo como medio para controlar a los empleados en esta empresa. Lo interesante es que aquí se menciona explícitamente la «seguridad», lo que demuestra una vez más la poca fe en Dios que tiene el director. En su lugar, él mismo está plagado de miedo y necesita propagarlo al exterior para crear la ilusión de control y seguridad. En el gran esquema de las cosas eso no funciona, obviamente, y muchos reyes que siguieron esos principios fueron destituidos violentamente de sus posiciones de poder a pesar de haber establecido esos despiadados esquemas de control.

Un príncipe, por tanto, sólo debe cumplir su palabra cuando le convenga, pero haciendo todo lo posible por mantener la ilusión de que sí cumple su palabra y de que es fiable en ese sentido. Maquiavelo aconseja al gobernante que se convierta en un «gran mentiroso y engañador», y que los hombres son tan fáciles de engañar, que el gobernante no tendrá problemas para mentir a los demás.

Este consejo es, en mi opinión, una auténtica maldad y el director se lo toma al pie de la letra. Muchas veces me ha asegurado personalmente algo, por ejemplo, que tengo voz y voto en el proceso de contratación de los miembros de mi equipo en esta empresa, para luego desmentir esas afirmaciones o acusarme de haber entendido mal lo que dijo. No puedo ni contar el número de mentiras que he escuchado del director y, a medida que avanzaba mi misión, decidí hacer todo lo posible por escrito. Por ejemplo, documenté mis propios progresos con regularidad y también traté de obtener garantías por escrito de varios de los fieles servidores del director. Cuanto más avanzaba esta misión, más evidentes se hacían las mentiras del director. En lugar de ser claro y admitir sus mentiras, se limita a crear más y más de ellas, pero a medida que lo hace las mentiras se hacen más evidentes. A veces sus declaraciones son tan ridículas que incluso los fundadores del proyecto empiezan a darse cuenta de esas graves incoherencias. Además, Maquiavelo se equivoca en otro punto: No todos los hombres son fáciles de engañar. Especialmente si las mentiras se prolongan durante un largo período de tiempo, se acumulan y aquellos que se dedican a este comportamiento deshonroso sólo se expondrán eventualmente, como una araña que queda atrapada en su propia red de mentiras.

Maquiavelo observa que la mayoría de los hombres están contentos mientras no se les prive de sus propiedades y mujeres, y sólo una minoría de hombres es lo suficientemente ambiciosa como para preocuparse.

Al parecer, el director también cree que la mayoría de los hombres se apaciguan si tienen acceso a los simples placeres de la vida, por ejemplo, el dinero y las mujeres. Ciertamente no es el caso, ya que lucho por las virtudes superiores de la verdad, el honor y la justicia. Dicho esto, también hay muchos de los trabajadores locales que están cansados de esas graves injusticias, pero que siguen siendo controlados por medios financieros. Una vez que el castillo de naipes comience a derrumbarse, muchos también saldrán a la luz con la verdad.

Es mejor ser impetuoso que precavido, porque la fortuna es una mujer; y es necesario, si se quiere sujetarla, golpearla y derribarla.

El director también sigue este consejo, ya que a menudo toma la iniciativa en grandes empresas de prestigio de forma muy impulsiva. Además, el punto de vista negativo y condescendiente sobre las mujeres es otro aspecto a considerar aquí.

Si un príncipe es demasiado generoso con sus súbditos, Maquiavelo afirma que no será apreciado y que sólo provocará la codicia de más. Además, ser excesivamente generoso no es económico, porque finalmente se agotarán todos los recursos.

Varios autores criticaron a Maquiavelo, pero también lo siguieron en muchos aspectos. Aceptaron la necesidad de que un príncipe se preocupara por la reputación, e incluso la necesidad de la astucia y el engaño, pero en comparación con Maquiavelo, y al igual que los escritores modernistas posteriores, hicieron hincapié en el progreso económico mucho más que en las empresas más arriesgadas de la guerra.

Giovanni Botero, Justus Lipsius, Carlo Scribani, Adam Contzen, Pedro de Ribadeneira y Diego de Saavedra Fajardo.

Estos pasajes reflejan la escasa comprensión económica del director, que piensa que todo es un «juego de suma cero». Es decir, que el pastel económico es limitado y que todo gira en torno a su reparto, es decir, que hay que luchar mucho para conseguir los recursos que se le quitan a otro. Sin embargo, se olvida por completo que cuando se invierte en innovación y espíritu empresarial, la producción económica puede aumentar drásticamente de modo que haya más recursos para todos. Dicho de otro modo, no necesitamos pelear tanto por los trozos del pastel económico cuando podemos aumentar drásticamente su tamaño. Estoy convencido de que podremos crear niveles de innovación y crecimiento económico sin precedentes en esta comunidad en el futuro cuando se derriben esas estructuras maquiavélicas restrictivas, lo que ahora es sólo cuestión de tiempo.

El maquiavelismo se refiere a un concepto de rasgo psicológico en el que los individuos se comportan de forma fría y tramposa. […] La presencia de maquiavelismo en una organización se ha correlacionado positivamente con un comportamiento contraproducente en el lugar de trabajo.

https://en.wikipedia.org/wiki/Machiavellianism_in_the_workplace

Este es otro análisis interesante de cómo se comportan los maquiavélicos en situaciones laborales. Se ha observado comúnmente que tienden a crear estructuras engañosas de acuerdo con sus propias agendas percibidas, que están en marcado contraste con los objetivos generales de la empresa. Como resultado, esto crea efectos contraproducentes que en general perjudican la productividad a largo plazo de una empresa. Ya es bastante malo que haya un empleado maquiavélico en un puesto inferior, pero ¡imagínese ahora lo que se hace si está en el puesto directivo de la empresa! Esto explica cómo el director ha creado una «empresa dentro de la empresa» que se opone gravemente a los objetivos oficiales de la empresa establecidos por sus fundadores. Sin embargo, se invierte un inmenso esfuerzo en crear la ilusión de que la empresa funciona como desean los fundadores. Este esquema sólo puede existir durante un tiempo limitado y acabará colapsando.

Un renacimiento de las tácticas militares romanas

Entonces, ¿cómo se puede derrotar a un maquiavélico tan astuto y sagaz como el director? He seguido mi guía superior y al final fui conducido a esta importante misión de desenmascarar la corrupción del director del proyecto haciendo visibles sus oscuros planes a los fundadores. Siempre supe que no debía rebajarme a su nivel. Tenía que recorrer un camino más elevado, manteniendo siempre mis principios superiores de verdad, honor y virtud. Hace un par de semanas, estaba viendo la película «El Gladiador» con Russell Crowe. La película describe el destino del general romano Máximo, que dirigió el ejército romano contra las tribus germánicas bajo el famoso emperador Marco Aurelio. Especialmente la primera escena de la batalla me resonó intensamente por varias razones. En primer lugar, sentí que el paisaje de la batalla contra las tribus germanas me resultaba extrañamente familiar. Me di cuenta de que esta batalla histórica ocurrió en mi región natal, Hesse, que también está relacionada con el importante periodo del Renacimiento, del que se reproducen los acontecimientos actuales en esta comunidad.

La escena inicial de la batalla de la película «El Gladiador» con el general Maximus.

En esta batalla, el general Máximo sigue la típica táctica militar romana de bombardear primero al enemigo con fuego de artillería pesada. Mientras la infantería avanza hacia las líneas enemigas, el propio general dirige una carga de caballería para atacar al ejército enemigo por la espalda. Esta estrategia tuvo mucho éxito, ya que el bombardeo inicial desgastó a las fuerzas enemigas y, finalmente, la sorprendente carga de caballería las abrumó por completo. Así, incluso fuerzas superiores podían ser derrotadas de esta manera y los ejércitos romanos lograron muchas victorias decisivas aplicando esta táctica. Al ver esta escena, me di cuenta de que tenía que aplicar la misma táctica para derrotar a los maquiavélicos. Al principio, los atacaríamos continuamente para desgastarlos, mientras yo seguía manteniendo la distancia. Mientras tanto, yo prepararía un ataque sorpresa para golpearlos directamente cuando menos lo esperen.

Mientras el general Maximus da un discurso a sus caballeros de caballería romanos, dice algo parecido a «dentro de 3 semanas estaré recogiendo mis cosechas». Inmediatamente supe que esta línea de tiempo se aplica a mí. En otras palabras, durante 3 semanas estaré atacando lenta pero continuamente a los maquiavélicos desde la distancia, pero luego atacaré directamente cuando haya llegado el momento.

La película implica una estrategia de dos vertientes, a) un ataque continuo de artillería para desgastar al enemigo y b) un ataque sorpresa de caballería por la espalda para aplastarlo por completo.

Ya estoy dentro del plazo de 3 semanas. Me guían para que ataque continuamente a las fuerzas maquiavélicas creando presión a través de varios medios diferentes. Además, mi guía superior siempre me cubre la espalda, ya que recibo fuertes intuiciones de cuáles son sus próximos movimientos. Por lo tanto, puedo utilizar sus ataques para contrarrestarlos y exponer sus mentiras cada vez más. En algún momento, lanzaré un ataque decisivo que romperá las líneas enemigas y hará que se dispersen y se vuelvan unos contra otros. Es tan fascinante ser parte de toda esta experiencia y estamos cerca de la batalla final.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las alturas.

Efesios 6:12, RVR

Por último, quiero subrayar el hecho de que el director no es malo en sí. En el fondo, es un alma noble que, por circunstancias desafortunadas, está atrapada en el pantano de sus traumas y miedos para ser controlada por fuerzas oscuras. De hecho, tengo una sutil intuición de con qué tipo de apego a las entidades inferiores estoy tratando en este momento. Algo se ha apoderado del alma del director, una entidad oscura realmente poderosa representada por la conciencia maquiavélica. Es como un parásito que controla al huésped para extraerle su fuerza vital, aunque en este caso no sólo del director sino de todos los que sufren bajo su maquiavélico reinado. Es un reto monumental pero he pasado por mucho entrenamiento en muchas vidas para estar preparado para esto y sobre todo, hay un apoyo infinito para nosotros en los reinos superiores.

Es hora de cambiar el curso de la historia rompiendo por fin la maldición de nuestra historia humana.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x