No podemos ayudar a los demás si no practicamos el autocuidado

No podemos ayudar a los demás si no practicamos el autocuidado

He dedicado mi vida a seguir cada llamada superior que recibo, independientemente de lo absurda o aterradora que parezca. En una extraña secuencia de acontecimientos, María y yo desvelamos otras duras verdades de la tragedia de nuestra vida pasada.

Hace un tiempo, mi compañera de una vida anterior en la Alemania de la Edad Media, María, entró en mi vida para poner todo patas arriba. Han sucedido muchas cosas. En resumen, María y yo cerramos varios ciclos kármicos negativos y también empezamos a ayudar a otros:
https://lightprism.net/2020/12/13/closing-old-karmic-cycles-and-new-beginnings/

Siguiendo mi intuición para ayudar a los demás

Sigo viviendo en esta comunidad rural de Sudamérica a la que llegó un padre con sus hijos hace muchos meses. El padre debía dirigir un complejo proyecto tecnológico, pero después de mi primera conversación con él, supe que no tiene ningún título ni experiencia laboral en esta área. De hecho, mi sensación al hablar con él era muy negativa, me repelía como dos polos magnéticos negativos se repelen. Había algo en él que no encajaba: Aunque a primera vista parecía muy amable y educado, sus modales eran en realidad muy infantiles e inmaduros. Como descubrí más tarde, tenía ciertas adicciones y muchos problemas personales. No podía entender cómo había sido elegido como líder de un complejo proyecto tecnológico. Estaba desconcertado. Por desgracia, sus hijos, que debían trabajar en el proyecto con su padre, tampoco estaban cualificados. Ninguno de ellos tenía un título universitario completo, ni ninguna titulación. Dos de los hijos ni siquiera trabajaban con regularidad, mientras seguían en Europa. En realidad, todos son personas de buen corazón, pero eran totalmente inadecuados para el trabajo previsto, sobre todo porque carecían de cualquier forma de ética de trabajo disciplinada. Los dos primeros meses se limitaron a vivir en un hotel, sin hacer nada más que pasearse y salir de fiesta. Siempre me mantuve alejado de ellos porque todo esto me parecía alarmante, como un naufragio en cámara lenta.

En algún momento me enteré de que María, mi compañera de una encarnación anterior en la Edad Media, en realidad tiene una relación con uno de ellos (https://lightprism.net/2020/12/09/encountering-my-past-lifes-partner-in-this-current-incarnation/). ¡Qué sorpresa! Sobre todo porque María me reflejaba muchos de mis comportamientos de la encarnación pasada, como la traición y la infidelidad. En esencia, ella invocaba sentimientos dentro de mí, que yo le había infligido a ella en esa encarnación pasada. En aquel entonces, las cosas se fueron en una terrible espiral descendente, pero esta vez tuve la oportunidad de simplemente sentir mis emociones, procesarlas y entregarme a Dios. Finalmente, hice las paces con la situación y seguí adelante. María y yo no tuvimos mucho contacto después de estas limpiezas kármicas.

Un padre con sus hijos se unieron a la comunidad para liderar un complejo proyecto tecnológico, pero no tenían ninguna experiencia previa y estuvieron de fiesta los dos primeros meses.

Unas semanas más tarde, hice una meditación en grupo, en la que, de repente, un extraño pensamiento entró en mi mente como un rayo que golpea un árbol: ¿Por qué no pedir a dos de los hijos que trabajen en un proyecto conmigo? Al principio, esto parecía totalmente ridículo, al menos para mi mente racional:

  • «¿Por qué debería perder mi tiempo con ellos?»
  • «¡Probablemente se irán de todos modos!»
  • «Debería centrarme en cosas más importantes»

Estos son algunos ejemplos de pensamientos que mi mente egoísta generaba. Sin embargo, ya era consciente de que la mente racional es muy limitada y miope, ya que sólo puede evaluar las situaciones basándose en lo que ya conoce. De ahí que, por definición, nos quedemos estancados en el pasado si sólo confiamos en la mente. Por el contrario, la intuición generada por el corazón es mucho más inteligente, con visión de futuro y orientada a la «visión de conjunto», ya que está fuertemente conectada con los reinos superiores. Dicho esto, el corazón a menudo es también mucho más vago, comunicándose con nosotros con imágenes nebulosas y sentimientos sutiles. A menudo, simplemente no comprendemos las percepciones generadas por nuestra intuición. No tiene sentido en el momento actual, porque es una información novedosa que sólo podemos comprender en retrospectiva.

Como esta percepción durante la meditación fue tan clara y fuerte, decidí confiar en mi guía superior y preguntar a los dos hijos si querían trabajar conmigo. Inmediatamente aceptaron, aunque estaban un poco inseguros. Pero ellos estaban buscando algo todo el tiempo, pero no podían conectar con nada ni con nadie que les ofreciera trabajo previamente. Al principio, quería enseñarles a trabajar el metal, así que retrasé mis otros proyectos para trabajar con ellos en la instalación de algunos techos de chapa. Me sorprendió mucho la capacidad artesanal de ambos, ya que sus talentos ocultos brillaron momentáneamente. ¡Me sorprendió gratamente! Aunque sus actitudes y su ética de trabajo eran casi insoportables para mí, esto era un rayo de esperanza. Mi intuición y mi guía superior volvieron a tener razón (Nota para mí mismo: tengo que aprender a confiar en mi intuición y en mi guía superior).

Durante una meditación en grupo, recibí el pensamiento de hacer un proyecto con 2 de los hijos. Desde hace un tiempo, he dedicado mi vida a seguir incondicionalmente mi guía divina, así que empecé a hacer un proyecto de metal con ellos.

Durante los descansos en el trabajo, intenté inculcarles algunos de los conceptos que me había enseñado mi padre, al que estoy eternamente agradecido. Por ejemplo, que es fundamental hacer primero el trabajo y luego el ocio. Esta creencia está tan arraigada en mí que no puedo disfrutar de un día libre si tengo asuntos pendientes. Además, les dije que hay que separar el trabajo en procesos importantes y centrarse en terminarlos, creando así un progreso medible. Porque eso es lo único que le importa a la gente: ¡Los resultados! Absorbieron todo lo que dije y me escucharon atentamente. De hecho, tuvieron muy buenas ideas y sugerencias por su cuenta y fueron capaces de terminar partes del proyecto cuando yo estaba ausente.

La subasta

Después de terminar la cubierta metálica, queríamos continuar con otro proyecto pero aún no teníamos el material entregado. ¿Qué hacer ahora? Sorprendentemente, durante la siguiente mediación, recibí otra «idea»: ¿Por qué no crear muebles con chatarra y madera y venderlos en una subasta? Me quedé literalmente boquiabierto. ¿Una subasta, en serio? ¡Qué idea más extraña! Sin embargo, después de pensarlo un poco, era realmente ingenioso: podíamos crear valor a partir de viejas piezas de chatarra, venderlas a la gente, el proyecto obtiene una publicidad positiva, y ellos aprenden a vender su trabajo siendo recompensados al instante. Se me ocurrió otra idea, que podíamos utilizar un porcentaje de las ganancias de la subasta para financiar un proyecto benéfico. Y el proyecto adecuado apareció apenas una semana después: Una pareja austriaca quería crear un moderno y elegante café bar, pero tenía muchas incertidumbres y obstáculos en su camino. Incluirlos en nuestra subasta les dio mucho apoyo y también publicidad gratuita: un enorme beneficio para todos. Al final, la subasta fue un éxito fenomenal, todo salió bien y fue un evento gratificante para mis dos empleados. Fue una sensación extraña, pero liberadora, la de poder hacer algo con material barato con sus propias manos, venderlo a un público y cobrar por ello. No estaban acostumbrados a esto y, obviamente, se sentían muy incómodos frente a una multitud, pero lo lograron de todos modos. Al fin y al cabo, yo también estaba allí, guiándoles durante la subasta, dándoles pequeños empujones aquí y allá. Lo mejor es que: Después de la subasta, recibieron inmediatamente dos pedidos más para fabricar otros muebles. Posiblemente sea el comienzo de una gran carrera.

Durante otra meditación en grupo, se me ocurrió la idea de organizar una subasta en la que los dos hijos pudieran vender los muebles que habían creado. Fue una idea muy extraña al principio, pero resultó un éxito fenomenal.

Supongo que fui demasiado optimista. Después de la subasta, se durmieron en los laureles y no continuaron con los demás proyectos. De hecho, apenas trabajaron un día en toda la semana. Hubo un montón de excusas, como la celebración de un cumpleaños, el mal tiempo y que se «sentían mal» (o tal vez sólo con resaca). El viernes, como tampoco se presentaron a trabajar, casi exploté de rabia y les dije que vinieran a verme inmediatamente. Sentía una fuerte sensación de ira en mi cuerpo, pero había una razón para ello. Así que, en lugar de intentar alejar la emoción como habría hecho en el pasado, dejé que fluyera por mi cuerpo mientras les hablaba. No les grité, pero fui MUY directo en mi discurso, lo que es muy poco habitual en mí (ya que por fuera parezco muy equilibrado y de modales suaves). Por ejemplo, les pregunté cómo creían que iban a conseguir algo con su catastrófica ética de trabajo. Como también tienen pocos ahorros, les dije que probablemente acabarán en la calle si no se ponen las pilas. Además, deberían desprenderse de su padre y centrarse en sus propios caminos. Al fin y al cabo, recibieron mucha ayuda y apoyo de mucha gente. Su pereza y su actitud de «Laissez-faire» es una bofetada en la cara de quienes les apoyan, dándoles una oportunidad tras otra. Además, les dije que tenían que aprender a organizar su propio trabajo y ser más responsables de sí mismos, ya que no tengo tiempo para controlarlos todo el tiempo.

Al principio, se quedaron muy sorprendidos porque no habían experimentado esta dureza por mi parte. Y probablemente nadie les había dicho estas verdades de forma tan directa y sin filtros. Todo mi cuerpo vibraba durante mi «discurso furioso», como si tuviera una fuerte corriente eléctrica fluyendo a través de él. Al notar esto, lo tomé como una confirmación divina de que esos dos chicos necesitaban escucharlo de esta manera. Fui guiado una vez más, pero de una manera totalmente diferente. Esto demuestra lo valiosas que son nuestras emociones, con respecto a guiarnos hacia un propósito más elevado.

Entrando en un gran proyecto de prestigio

Una semana después, durante otra meditación en grupo, recibí otra idea de proyecto: Podríamos utilizar paneles solares y construir un remolque metálico para utilizarlo como generador solar móvil. Teníamos muchos modelos solares antiguos en stock, así que esta era una idea excelente. Los dos chicos trabajaron bastante bien en este proyecto, empezaron a desarrollar más disciplina y autorresponsabilidad y yo no tuve que interferir mucho. Más tarde, el propietario de la cafetería, al que apoyamos con una parte de las ganancias de la subasta, nos hizo otro pedido para producir muebles para su cafetería. Fue de nuevo otra gran oportunidad para que mis 2 empleados consiguieran una base de clientes al entregar una artesanía de alta calidad a uno de los proyectos emblemáticos de aquí. Sabía que este trabajo era realmente importante, pero confiaba en que lo entregarían a tiempo. Como tenía muchos otros proyectos de los que ocuparme, no pude comprobar mucho su trabajo, pero estaba seguro de que iban a hacer un buen trabajo. Pero me equivoqué. Un viernes por la noche, dejaron una tabla de madera en el exterior que estuvo a punto de empaparse durante un fuerte chaparrón que cayó ese mismo día, si el dueño del café y su mujer no la rescataban a tiempo. Además, el lunes por la mañana, a las 10, mis empleados no aparecían por ninguna parte. Me encontré con el dueño del café, que estaba muy enfadado por el incidente de la tabla de madera. De repente sentí una mezcla de emociones extremas, que oscilaban rápidamente entre la traición, la frustración, la rabia y la desesperación.

¿Cómo han podido decepcionarme de forma tan estrepitosa después de todo lo que he hecho por ellos? ¿No se han dado cuenta de la enorme oportunidad que se les ha brindado? ¿Por qué no valoran el trabajo, en lugar de volver a sus viejos patrones de pereza e irresponsabilidad? Al instante me dirigí a su casa, donde vi a María y a su novio de pie en la puerta. Estaba tan enfadado que no les di la oportunidad de decir nada, sino que sólo pude gritarles cosas. María estaba obviamente conmocionada por la situación y no sabía cómo reaccionar. Su novio se quedó congelado con una mirada culpable. Su hermano salió también de la casa sólo para ser reprendido con dureza por mí, antes de volver a abandonar la escena. Más tarde, ese mismo día, el dueño de la cafetería les reprendió también, tratando de hacerles comprender la gravedad de la situación. Muchas otras personas, que antes siempre las defendían (por ejemplo, debido a su «infancia difícil»), también perdieron la paciencia y no pudieron tolerar más su mentalidad de víctimas. Este parece ser un patrón común en la actualidad: Con el aumento de las frecuencias la gente parece dejar de tolerar los patrones de baja vibración como el victimismo, el engaño y la manipulación.

Sintiéndome traicionado y abrumado

Para mí, personalmente, hubo un fuerte componente kármico: Fue la traición más fuerte que he sentido en esta vida. Además, sentí que cargaba tanto sobre mis hombros, haciendo tantos sacrificios por los demás y por el proyecto aquí, mientras que personalmente me perdía cosas que deseaba tan profundamente – especialmente las relaciones románticas. Sí, esa es la clave de mi frustración en realidad, que desde mi punto de vista, siempre parezco caminar por el camino más elevado, siguiendo mi guía, mientras que otros a mi alrededor se enamoran y se pierden en sus relaciones románticas. Al fin y al cabo, yo también tengo deseos, pero siempre me veo empujado al límite de mi zona de confort. No hay relaciones románticas cómodas en las que pueda escapar de enfrentarme a mis sombras. No es que no haya tenido ofertas, ¡al contrario! Pero las señoritas que se interesaban por mí no resonaban en absoluto. Y esas señoritas, como María y Rosa, con las que sentía una íntima conexión de alma, siempre removían las sombras más oscuras de mi interior más profundo, en réplicas brutalmente reflejadas de las experiencias de nuestras vidas pasadas. Casi parece que mi yo superior tiene otros planes para mí…

¡Y de eso se trata exactamente! Mi intuición me ha señalado claramente un sentido de urgencia para prepararme para los desafíos masivos en el futuro cercano en esta comunidad. Por lo tanto, siento que recibo el programa de limpieza profunda más intenso, como una lavadora en la configuración más alta. El objetivo es sacudirme y sacar a la superficie tantos viejos patrones de trauma emocional atascados como sea posible, para poder finalmente limpiarlos. Cuanto más pueda limpiar, más podré alcanzar un estado de neutralidad para convertirme en el ojo de la tormenta en los próximos acontecimientos. Cuanto más neutral sea, más claramente podré percibir las situaciones y tomar las mejores decisiones posibles para dirigirme hacia las líneas de tiempo más elevadas.

Mientras muchos otros a mi alrededor parecían perderse en el amor romántico, a mí no se me ofreció la oportunidad de escapar de hacer mi trabajo de sombra a través de una relación cómoda. Por el contrario, todo lo que ocurrió fue para sacar a la superficie viejos traumas para limpiarlos, preparándome para lo que vendría.

Hay otra importante lección kármica en esta historia. A veces, nuestro deseo de ayudar a los demás puede retrasar su crecimiento, ya que se les protege de experiencias negativas de las que aprenderían importantes lecciones. Lo que hice con los dos chicos es parecido al arquetipo de la madre sobreprotectora que se aferra a su hijo después de alcanzar la edad adulta. Como consecuencia, el hijo no desarrollará todo su potencial masculino, sino que permanecerá en un estado infantil atrofiado. Una analogía adecuada es la de un árbol que crece pero que permanece siempre en la misma maceta pequeña. Sólo cuando se planta en la tierra puede extender sus raíces y crecer. Me preocupé demasiado por los dos chicos e hice muchas cosas por ellos que deberían haber hecho ellos mismos. En general, me esforcé demasiado, queriendo empujarlos hacia adelante en lugar de dejarlos nadar por su cuenta.

Por supuesto, también hay una lección kármica de vidas pasadas de la que fui consciente: María y su novio disfrutando de la relación amorosa romántica, olvidando los proyectos importantes es exactamente lo que hice en la encarnación pasada en la Edad Media. Traicioné a María y tuve una aventura apasionada con Rosa. En aquel entonces, María tenía una fuerte conexión divina y trató de arrastrarnos a todos para llevar a cabo la misión superior. Sin embargo, con ello descuidó totalmente sus propios sentimientos y deseos. Ahora comprendo cómo se sentía realmente, después de lo que le hice. Se comportó de una manera tan desinteresada, tratando de limpiar sus propios sentimientos, limpiando lo que yo hacía, pero no funcionó, a pesar de lo mucho que lo intentó. La falta de autocuidado de María y su negativa a procesar sus propias emociones y deseos finalmente condujeron a un dramático enfrentamiento en el que explotó de rabia delante de Rosa y de mí, como yo lo hice con ella y su novio en esta vida. En ese momento, se dio cuenta de que no podía anular mis elecciones de libre albedrío y obligarme a ver la perspectiva superior. Además, independientemente de lo que ella hiciera, podía evitar que mi penoso destino me llevara a la picota y, finalmente, a la horca. Esa es la cuestión: Sólo podemos controlarnos a nosotros mismos y procesar nuestros sentimientos internamente. Nunca podemos forzar nada en lo externo y cualquier intento de hacerlo sólo conducirá a la resistencia y posiblemente incluso a una espiral descendente de control y violencia. Por último, pero no por ello menos importante, nuestro propio autocuidado es de suma importancia y nunca debemos descuidarlo.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x