Lecciones al dejar la gran ciudad

Lecciones al dejar la gran ciudad

La principal lección que he aprendido al vivir en la gran ciudad es que el dolor es un excelente maestro y una parte necesaria de la vida. Cuanto más rápido lo aceptemos, aprendamos de él y sigamos adelante, más fácil será la vida.

Como el año 2020 está llegando a su fin, es hora de reflexionar sobre este año y mi trayectoria. Sólo puedo decir: ¡Qué viaje tan loco, lleno de luchas y sufrimiento pero también de milagros y sorpresas! Me encontré con este recorrido en Twitter que hice en octubre de 2018 donde visité un evento de David Icke en Polonia:

¡Esto sólo ha sido hace dos años pero parece que ha pasado una eternidad! Y lo más loco es que mi punto de vista sobre David Icke sigue siendo válido hoy en día, es decir, lo declararía exactamente igual. Esto demuestra lo valiosa y precisa que se ha vuelto mi intuición: ¡nunca me ha traicionado ni me ha defraudado!

Una de las decisiones más importantes que tomé fue dejar la gran ciudad y trasladarme al campo, para pasar más tiempo en la naturaleza y conmigo mismo haciendo trabajo interior.

Descubriendo que soy una Persona Altamente Sensible (PAS)

Había vivido demasiado tiempo en una gran ciudad alemana, ¡casi 10 años! Nunca me gustó mucho estar allí y me sentía fatal muchas veces, pero quería «encajar» para ser «parte de los chicos populares», por así decirlo. A menudo me sentía sobreestimulado por tanta gente, ruidos y acontecimientos, pero intentaba forzarme a cambiar, lo que por supuesto no funcionaba. Afortunadamente, en algún momento me di cuenta de que soy una «persona altamente sensible» (PAS / HSP), lo que significa que todo mi sistema nervioso es mucho más sensible a los estímulos externos que el de una persona media. Esto explicaba por qué siempre necesitaba tanto tiempo a solas y me agotaba tan rápidamente cuando estaba en fiestas o eventos ruidosos. Fue un gran avance tener algunos modelos psicológicos oficiales que explicaran por qué soy como soy. Le dio a mi mente algo para justificar que simplemente soy diferente y pude aceptarme un poco más como soy. En realidad, mi camino hacia el amor propio incondicional y la aceptación sigue siendo largo.

La vida ruidosa y estresante de la ciudad, con todas las actividades que todo el mundo parecía disfrutar, siempre me resultó abrumadora. Descubrir que soy PSH me ayudó a aceptar este hecho.

Mi experiencia de desgaste

A finales de 2015, tuve un agotamiento en el trabajo, que básicamente fue un colapso mental y corporal vinculado a una percepción de falta de propósito y dirección. Siempre he sido muy ambicioso y orientado a objetivos, pero en algún momento empecé a sentirme tan apagado que me quedaba mirando la pantalla del ordenador en mi oficina durante horas sin poder hacer realmente nada. Normalmente tenía un montón de ideas creativas y soluciones innovadoras a problemas complejos, lo que me ayudaba mucho a afrontar los desafiantes proyectos de investigación en los que trabajaba. Pero poco a poco, esas habilidades se fueron desvaneciendo hasta desaparecer por completo cuanto más se manifestaba este agotamiento.

Recuerdo que una tarde, sentada sola frente a mi portátil, tenía un dolor de cabeza tan intenso y una pesadez en el pecho que era incapaz de pensar en nada. Y ni siquiera el café me ayudaba, así que después de mi quinta taza de café de ese día, cerré mi oficina por dentro y me derrumbé en el suelo para quedarme tumbado en posición fetal. Otro aspecto era la falta de relaciones románticas, ya que todos mis amigos tenían pareja y algunos ya estaban casados. Mientras estaba tumbado en el suelo, me preguntaba: ¿Qué demonios se supone que debo hacer?

Un agotamiento fue la llamada de atención de mi cuerpo para que por fin empezara a centrarse en el trabajo interno y me ayudó a empezar una clase de meditación MBSR.

Y de repente, un pensamiento apareció en mi mente: La meditación. Recordé que había leído en alguna parte que la meditación supuestamente ayuda contra el agotamiento y la depresión. Así que volví al instante a mi portátil (mientras la puerta de la oficina seguía cerrada por dentro) y empecé a buscar en Google «clases de meditación». Y ahí apareció: Un curso de MBSR (Meditation Based Stress Reduction) que empezaba el fin de semana siguiente. Inmediatamente escribí un correo electrónico para inscribirme y rápidamente recibí la respuesta: «Tienes suerte, queda exactamente una plaza». Realmente increíble, ¡qué casualidad!

Cuando empecé este curso de MBSR, el agotamiento mejoró rápidamente y la trayectoria de mi vida se movió en una dirección positiva. La profesora de este curso, Susanne, fue un verdadero ángel y estoy muy agradecida por todo lo que me enseñó. Esencialmente, aprendí a estar presente en mi cuerpo en el momento actual centrándome en la respiración como ancla. Hicimos muchos otros ejercicios juntos, como caminar y comer en el presente, así como escribir un diario y dar las gracias. Asistí a todas las clases y me empapé de los conocimientos que Susanne enseñaba.

Procedí a integrar una rutina de meditación en mi día, que era una de las primeras cosas que hacía después de despertarme. Incluso tenía un sillón especial en mi piso dedicado únicamente a mi meditación diaria por la mañana. Este fue un punto de inflexión en mi vida, que sólo mejoró después. Mi rendimiento en el trabajo se normalizó e incluso superó los niveles anteriores y también conocí a una novia sólo dos meses después. Es curioso cómo la vida nos recompensa por hacer un trabajo interno, ¿verdad?

Una de las principales lecciones que aprendí de esto: El dolor es un excelente maestro y una parte necesaria de la vida. Cuanto más rápido lo aceptemos, aprendamos de él y sigamos adelante, más fácil será la vida.

Terminando mi trabajo en la ciudad

Finalmente, a principios de 2019, dejé mi trabajo en el instituto de ciencia, pero continué allí durante aproximadamente medio año para concluir todo. Utilicé conscientemente este tiempo para limpiar todos mis proyectos, terminándolos con excelencia, sanar algunas relaciones con los compañeros de trabajo y centrarme en mi crecimiento personal. Hay una historia clave que fue una experiencia que cambió el paradigma:

En noviembre de 2018, trabajé en un proyecto muy complejo relacionado con los coches de autoconducción. Necesitábamos crear un prototipo en funcionamiento con un vehículo real dentro de un aparcamiento y yo estaba a cargo de la arquitectura del software y los componentes clave. Fue probablemente el mayor reto al que me enfrenté, pero no sólo técnico, ya que tuve que coordinar el trabajo de varios otros empleados y socios externos.
Por desgracia, el tiempo para implementar un prototipo en funcionamiento de nuestro coche autodirigido era escaso y uno de mis estudiantes había estropeado totalmente un componente central para controlar el movimiento del vehículo. Sus planteamientos eran buenos en teoría, pero no funcionaban en absoluto en la práctica. ¿Qué hice entonces? Pues bien, reescribí yo mismo este componente clave del software de una manera muy básica pero pragmática. Sólo tenía una semana para terminar esta monumental tarea y, aunque hice muchos avances, al final me quedé atascado en algunos problemas complejos. Recuerdo estar sentado en mi oficina solo un viernes por la noche, alrededor de las 20 horas, y mi mente no podía comprender cuál era el problema exacto.

Me enfrenté a un problema muy difícil en un prototipo de vehículo automatizado, en el que ya no sabía qué hacer.

Fue frustrante y me fui a casa sintiéndome extremadamente cansado, sin inspiración y abrumado. De repente se me ocurrió: ¿Por qué no me voy de excursión el sábado por la mañana? A la mañana siguiente, tomé un tren temprano y, tras un viaje de 45 minutos, llegué al campo, donde hay hermosos bosques, naturaleza intacta y serenos senderos para caminar. Me resultaba extraño que, a pesar de haber vivido en esta ciudad durante casi 10 años, nunca se me hubiera ocurrido que pudiera ir de excursión a las afueras de la misma. El ambiente después de un viaje de 30 minutos en tren es casi diametralmente opuesto al ambiente dentro de la ciudad. Este pensamiento me hipnotizó cuando empecé a ir de excursión, respirando el aire fresco y limpio del frío y sumergiéndome en el hermoso paisaje de este denso bosque.

Tras una hora de caminata, llegué a un claro del bosque donde me senté en un gran árbol caído. Observé con calma el paisaje y todos esos sonidos tranquilizadores que me rodeaban, como el piar de los pájaros, el viento que movía cuidadosamente las ramas y otros ruidos peculiares de animales que no reconocía. Mi mente estaba totalmente vacía mientras me sentaba y disfrutaba de todo, ¡era una experiencia realmente hermosa!
Y de repente me cayó como un rayo: Una corriente de ideas y soluciones para los problemas insuperables que tenía la noche anterior empezó a inundar mi conciencia. Este torrente de ideas iba acompañado de una sensación eléctrica en mi cuerpo que nunca había experimentado con tanta intensidad. Empecé a sacar mi teléfono y a anotar todas esas ideas que me venían casi de la nada. Había tantas ideas que casi me llevó 10 minutos escribirlas todas. Lo más loco es que: Esas ideas y soluciones eran cien por cien acertadas. Eran exactamente lo que necesitaba para terminar con éxito este prototipo de coche autoconducido.

Mientras estaba sentado en el bosque observando el sereno entorno, todas las soluciones para mi complejo problema empezaron a llegar.

Cuando llegué a casa después de esta inspiradora excursión, me dirigí inmediatamente a la oficina y empecé a poner en práctica esas ideas. Sólo tardé un par de horas en hacer que todo funcionara, a pesar de que había luchado con estos retos durante días. ¡Qué experiencia tan mágica! Fue una lección que cambió el paradigma para mí, ya que fue la prueba de que mis mejores ideas llegan una vez que «dejo de lado la lucha» y permito que fluyan. Al final, el proyecto del coche autodirigido fue un gran éxito para nosotros. Aunque ciertamente no era perfecto, nuestro prototipo funcionó y el «día de la demostración» mucha gente quedó impresionada por nuestro sistema y pudimos adquirir varios proyectos consecutivos gracias a ello.

Estoy muy agradecido por todas estas experiencias y porque todo salió como salió. Todas esas experiencias oscuras y dolorosas son para mí lo que una correa de goma es para una resortera: Cuanto más se tire de ella, más lejos saldrá propulsado el proyectil.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x